All Star Superman: La historia definitiva del primer superhéroe

En 2009, Planeta publicaba en un tomo de tapa dura All Star Superman al precio de 20€ (en Febrero ECC la edita al precio de 29€, pero con más contenido). En 2009, uno de los ejemplares de ese tomo casi no llegó ni a tocar las estanterías: el mío. Siempre he sido un gran admirador del trabajo de Grant Morrison, de su afán por homenajear lo que hace grande el cómic de superhéroes y elevarlo hasta donde su imaginación le lleve, así que cuando leí que había realizado la historia definitiva sobre Superman, un héroe que nunca me interesó tanto como me hubiera gustado, que lo había hecho en 12 números apartados de la continuidad, haciendo básicamente lo que le apetecía,  y con la ayuda de su compatriota Frank Quitely, no lo pensé dos veces. Y, vaya si mi entusiasmo estaba justificado.

All Star Superman en ECC

Siempre me da miedo escribir sobre cosas que me gustan mucho, muchísimo, porque tengo la sensación de que las estoy destinando a fracasar a los ojos de quien las descubra a través de mis palabras, pero me es imposible no escribir una carta de amor a esta historia que tanto, y tantas veces, he disfrutado. Siempre hay gente que me dice que All Star Superman “no es tan bueno” o “no está mal” (yo sé que en parte porque les gusta imaginarme enrojecido y echando humo), pero este es uno de esos casos, puede que el único, en el que apenas admito discusión: All Star Superman es la historia definitiva sobre Superman, la mejor y uno de los mejores cómics que nunca se hayan escrito (la otra obra de Superman que considero imprescindible es Superman: Identidad Secreta, de Kurt Busiek y Stuart Immonen). Os voy a contar por qué creo que es así.

En esencia, ésta es una obra de homenaje a un tiempo en el que todo era posible, a un medio en el que todo es posible y a un personaje para el que todo será posible siempre. Superman es el primer superhéroe, el padre de un género dentro del arte secuencial que muchas veces se mira por encima del hombro, un icono cultural mundialmente conocido (y, consciente de ello, el guionista le dedica una página con cuatro viñetas al origen) y un personaje que puede ser más interesante de lo que algunos dejan ver, pero sobre todo es un héroe. Es por eso que Morrison opta por asimilar el mito de Heracles, quizá el HÉROE con mayúsculas de la mitología, al mundo de Superman, donde también caben las hazañas sin parangón y de ridículas proporciones (ya os hablé de este paralelismo un poco en la reseña de El Héroe de David Rubín). Al mismo tiempo, el objetivo del autor es tocar todos los palos del universo de este superhéroe a lo largo de su historia, sus elementos imprescindibles, y jugar con ellos hasta las últimas consecuencias. Un buen ejemplo, es el genial giro que se le da al tema de su identidad secreta.

Siempre en las nubes

Pero bueno, ¿cuál es el punto de partida de esta historia? Bueno, uno muy sencillo, en la superficie: Lex Luthor ha trazado el plan definitivo para derrotar a Superman y terminar con su vida, envenenarlo con eso mismo que le da su poder, algo que el héroe decide mantener en secreto mientras muere lentamente, pues aún tiene cosas que necesita hacer. El punto de partida ya es inteligente: hace que la fuente de poder del personaje sea su perdición y, al mismo tiempo, mientras camina lentamente hacia la muerte, sus poderes e inteligencia también se ven aumentados, lo que le permite realizar proezas aún más inalcanzables. La dualidad del arma de Luthor, no carece de belleza (tampoco su plan al completo).

A partir de aquí, Superman se enfrenta a todo tipo de desafíos, desde responder una pregunta sin respuesta de la ultraesfinge, a crear vida o derrotar soles vivientes, pasando por huir de Mundo Bizarro o enfrentarse, una vez más, a Lex Luthor. Y es que, a lo largo de los doce números de la colección, los desafíos no dejan de acumularse, si bien es cierto que, para un servidor, la magia de estas aventuras y de estas páginas, está en los detalles y la imaginación desbordada del guión de Morrison, siempre un paso más allá de lo que ya se ha intentado, siempre fiel al personaje y su historia y siempre con algo nuevo escondido en la manga. Y la mayor parte de estas cosas se consiguen a través del aprovechamiento de la inteligencia de personajes como Quintum, Luthor o el propio Superman (hijo de un científico que, en sus últimas aventuras, también puede aprovecharse de un intelecto sobrenatural), inteligencia que actúa de combustible para la imaginación, dejando claro que nada es imposible.

"No si puedo evitarlo", "Siempre hay un modo": Superman nunca se rinde.

Al final, la maxiserie (o así las llamábamos antes) es una sucesión de números brillantes totalmente diferentes unos de otros y completamente relacionados entre sí: no hay concepto o desafío que no se sugiera de un modo u otro, en su planteamiento o resolución. Si tuviera que destacar alguno de los capítulos por encima de los demás, me quedaría con el segundo episodio y las paranoias de Lois Lane; el quinto, en el que Clark Kent entrevista a Lex Luthor en la cárcel (divertidísimo); el sexto, donde volvemos a Kansas; y el décimo, en el que Superman afronta varias de sus “tareas”.  Pero claro, estáis leyendo a un amante absoluto de esta obra, así que tampoco dejaría de comentar los dos episodios finales, el comienzo… Y, parece que es algo común, cuando hay que señalar algo que destaca menos, se suele apuntar hacia los capítulos 7 y 8 (que, una vez más, si bien forman parte de un “arco”, son muy diferentes), y podría decir que si bien pueden destacar menos en algunos aspectos, yo los disfruto como parte de la obra, ya que aportan aún más sobre su protagonista.

Por supuesto, una parte fundamental del éxito de la obra, es el dibujo de Quitely. Personalmente, me parece hasta complicado describirlo en ciertas ocasiones: sus ingenios narrativos, su detallismo, sus maravillosas artimañas (las diferencias entre Superman y Clark Kent, por ejemplo, son uno de sus grandes hallazgos), la expresividad de sus personajes, la emoción que contienen sus viñetas, sus diseños inteligentes… Siempre habrá alguien que os dirá (esto es así, es algo muy subjetivo) que sus caras no son “bonitas”, pero francamente, lo que se obtiene a cambio de no estar viendo caras calcadas de modelos es un dibujo con estilo, personalidad y con un artista detrás que tiene una inteligencia brutal. Gráficamente, no se puede tampoco ignorar el color de Jamie Grant, que redondea el aspecto gráfico, dejando claro que esto es un CÓMIC DE SUPERHÉROES.

Cuidado con lo que comes

Estoy seguro de que podría estar escribiendo sobre este cómic de más de 300 páginas durante mucho más tiempo, quizá algún día lo haga, pero no hoy. Hoy he venido aquí a contaros por qué me gusta tanto este cómic, por qué deberíais leerlo y por qué deberíais exhibirlo orgulloso en vuestras estanterías. Tanto si os gusta Superman como si no, éste es un cómic imprescindible: inteligente, imaginativo. contenido en su propio universo pero existiendo en todos al mismo tiempo, magistralmente dibujado, divertido, sorprendente y que alimenta, sobre todo, nuestros sueños de poder volar.

P.D.: Por si no lo sabéis, el cómic tiene aún más cosas que sacar, y merece la pena leerlo varias veces. Un ejemplo es la unión de esta historia con otra del propio Morrison, JLA: Un millón  ¿La recordáis? Otro sería la identidad de Quintum, que ha dado para muchas especulaciones.

All Star Superman. Cartoné, 328 págs. a color. 29€. ECC.

5 thoughts on “All Star Superman: La historia definitiva del primer superhéroe

  1. Otro sería la identidad de Quintum, que ha dado para muchas especulaciones.

    me gustaría que desarrollaras esto, por favor.

    • Hubo una fuerte corriente que teorizaba sobre la identidad de Quintum, de manera relativamente convincente, especialmente porque se apoya en cosas muy "morrisonianas". Por si acaso alguien no quiere saberlo directamente, te dejo aquí dos enlaces que explican esta teoría, y un par más (en inglés), pero básicamente, aunque no sean ciertas, lo que importa es que el cómic consigue inspirar este tipo de teorías, lo que siempre pienso que es un añadido:
      http://is.gd/huJKOz
      http://is.gd/4JVVF8

      Si no te sirven te puedo hacer un resumen, pero yo mucho más no puedo aportar, porque sí me había hecho pensar sobre el tema la lectura, pero no había llegado tan lejos a nivel consciente.

  2. Pingback: Top 5. Historias que no te puedes perder de Superman » GenComics

  3. Para mí es Una de Las historias más infantiles de Superman jamás contada!! Prácticamente me aburre el tomo entero! Lex de repente se puede crear un suero para ser superpoderoso 24 horas? Y eso en la carcel…Porqué nunca pudo crear uno que le durase para siempre? Lo del mundo bizarro aburre cosa fina. Ese Jimmy ultramodernista que nada tiene que ver con el clásico no me gusta nada.
    Sólo salvaría cuando Superman lleva al hospital infaltil la cura para el cáncer en forma de Kandorianos diminutos. Esa parte me llegó.
    Pero en serio que si ésta obra se considera como la definitiva del Supes…Donde quedan obras como "Legado" o "Hijo Rojo"?
    La encuentro completamente SOBREVALORADA. Como casi todo lo que escribe Morrison.
    Identidad Secreta si me parece una obra más que aconsejable. Pero All Star sólo se la recomendaría a un niño de secundaria. Y aún con dudas no vaya a acabar odiando al personaje. xD
    Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *