Arrow 1×21: Verdades difíciles de admitir

Bueno, ya sólo nos quedan dos episodios para que termine la temporada, y desde luego la cosa no está saliendo nada mal en estos últimos episodios desde que volvimos del parón. Algunas cosas se nota que estaban guardadas para la recta final, otras no tanto, y supongo que la temporada ha sufrido a veces por ello (ya os dije la semana pasada que creo que la temporada habría estado mejor con menos episodios pero bueno, es lo que hay), pero vivamos en el presente y disfrutemos de que por ahora la recta final no está quedando mal dentro de lo que cabe.

Esta semana, tenemos alguna sorpresa y todo, no tanto estructural, como en el relleno de la estructura en sí, porque tenemos la trama principal de siempre, un par de subtramas relacionadas y un flashback pero, sorpresa, éste último no nos lleva a la isla, sino más atrás en el tiempo, justo antes de que Oliver y su padre (junto con la hermana de Laurel) embarcaran en lo que sería un crucero accidentado, y está centrado en las movidas de “los adultos” de la serie, con Robert, Malcom o Moira, además de darnos un poco más de detalles sobre la relación previa al viaje entre Laurel y Oliver, que tampoco está mal. Así que, un poco contra todo pronóstico, ¡tiene relación argumental y temática con lo que ocurre en el presente! Ah, los pequeños placeres de la vida…

Pero bueno, el caso es que el contenido del flashback no sólo es pertinente, sino necesario, porque a estas alturas no es que tuviéramos aún muy claro de qué iban todas las maquinaciones de los multimillonarios de la serie. Lo que aún no termina de quedar claro, no como otros agujeros argumentales, que siempre está bien que se llenen, es el por qué de la conducta de Moira al comienzo de la serie. Todos supondremos que es por el instinto de proteger a sus hijos, pero estaría bien que se dejara claro. Otra cosa que queda clara es lo gilipollas que era (aún lo es a veces, pero de diferente forma) nuestro querido protagonista Oliver Queen, aunque estaba más que sugerido.

En la trama del presente, tenemos un poco del triángulo de Oliver, Laurel y Tommy, con Tommy continuando con su inseguridad, Laurel con su ceguera a la obviedad y Oliver en sus cosas de “yo no tengo deseos en un sentido u otro, tengo una misión”. Un poco de la misma forma que está en la otra subtrama, con Felicity y Diggle, aunque de diferente manera, lo que haría que en ambos casos el tema es llevar a Oliver a admitir verdades que no es capaz de admitir o ante las que no sabe cómo actuar.

Y todo esto mientras, en la trama principal, Felicity y Oliver rastrean a Walter (del que parecía que a veces se olvidaban… ¡y lleva 6 meses desaparecido!), pasando por casinos clandestinos, peleas, frases de doble sentido sexual de Felicity, tiroteos, montones de cuerpos al estilo Rambo, más publicidad del Windows 8, paracaidismo… ¡Hay de todo! Así, en general, no puedo negarlo, seguirá teniendo sus cosas, pero me ha resultado muy entretenido. Y sé que el tema emocional, los encuentros de Oliver en el hospital, los descubrimientos… Todo eso es muy importante, pero no he podido evitar centrarme en la parte más divertida. Supongo que eso es algo, negativo, de algún modo, pero no termina de serlo de un modo importante.

En cuanto a las referencias al mundo del cómic, hoy son… superficiales. Bueno, suelen serlo, es lo que hay. Se vuelve a nombrar Blüdhaven, se hace referencia a una gala benéfica organizada por Ted Kord (el segundo Blue Beetle en los cómics)… Ah, y se menciona una máquina cuyo nombre (o el nombre de su inventor, aún no está claro) es Markov, apellido que podemos rastrear hasta Brion Markov en los cómics, también conocido como Geo-Force, con poderes relacionados con la Tierra… que de algún modo se pueden relacionar con el hecho de que la máquina en sí parece diseñada para producir un terremoto o algo similar. Supongo que esta última referencia os la ampliaré si es que es más importante en los dos episodios que quedan, pero las dos primeras, son temas de pasada casi seguro (aunque, quién sabe, en esta serie siempre hay sitio para referencias en nombres).

Al final, vaya, este es un episodio que me ha parecido muy entretenido y que ha tenido cosas adicionales de interés, como giros, revelaciones, algo de trabajo emocional (de esto no demasiado, hoy no tocaba) y que, al final, simple y llanamente ha resultado un buen episodio de una serie así, cosa que es de agradecer, en todos sus frentes, ahora que nos acercamos al final. Mientras los dos que quedan sean como los dos últimos, creo que la cosa va a ir bien.

P.D.: Sigo sin creerme que la gente no vea la cara a Oliver, capucha, pintura en los ojos o lo que sea, ¡están a centímetros más de una vez! Por lo menos siempre me río al ver escenas así.

En USA, Arrow se emite en The CW. En España, la emite Calle 13 y en abierto, será emitida por Antena 3.

2 thoughts on “Arrow 1×21: Verdades difíciles de admitir

  1. Yo también me alegré por los flashbacks,la verdad.Lastima que no se hayan prodigado mas durante la serie(estoy contigo,la trama principal ha sido demasiado poco explorada durante la serie y se ha hecho demasiado larga).

    Este episodio ha sido realmente entretenido,entre lo sucedido en la trama principal y lo contado en los flashbacks…Ahora estan practicamente todas las cartas sobre la mesa de cara al final de temporada(y todo gracias a que Oliver tiene mejores dispositivos de escucha que Diggle,porque la última vez que grabaron a Moira no fueron capaces de distinguir con quien hablaba).Espero que no defraude….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *