Schrauwen en el Congo

arsene 1 portada

Dado que Fulgencio Pimentel acaba de editar el segundo volumen de Arsène Schrauwen, es un buen momento para recomendar el primero, en mi opinión uno de los mejores tebeos del año a poco que se tenga aprecio por el riesgo estético y el vanguardismo narrativo, y no se me inquieten ante estos calificativos porque Arsène Schrauwen vol. 1 cuenta, antes que nada, una historia y lo hace de manera lineal, comprensible y al mismo tiempo llena de sutilidades, juegos e ideas.

arsene 01

Oliver Schrauwen, de quien recomiendo vivamente —y disfruten de su progresión— Mi pequeño (Norma, 2009) y El hombre que se dejó crecer la barba (Fulgencio Pimentel, 2012) —no he leído Mowgli en el espejo (Fulgencio Pimentel, 2012)—, se inspira en la historia de su abuelo y su figura, en concreto su viaje al Congo cuando el país africano era colonia belga, ese mismo Congo que visitó Tintín uno de sus primeras —y hoy polémicas— aventuras, un Congo el que describe Schrauwen de colonos y sin que los nativos hagan, de momento, acto de presencia.
Destaca, de entrada, el uso alterno de bitonos rojo o azul con voluntad narrativa —por ejemplo, para resaltar el contraste de temperaturas en esa África tropical—, y se abre con una travesía en barco desde Bélgica que empieza a desvelar un surrealismo sutil a la par que inquietante, y que se expresa con esa historia del temible gusano elefante, una amenaza de infección en forma de leyenda urbana que sirve para multiplicar la paranoia de un protagonista hipocondríaco.

arsene 02

También resulta incómoda la fascinación sexual que le despierta la esposa de su primo, que potencia momentos de un extraño surrealismo a flor de piel. Y luego esta toda esa arquitectura casi escheriana aplicada al diseño de una ciudad del futuro, con ese impresionante momento en su interior se revela una visión estroboscópica trazada en tiralíneas. Son tantos elementos, tan fascinantes, que me parece un tebeazo impresionante, lleno de experimentos controlados, con un grafismo tan perspicaz como vaporoso. Toda una experiencia, en serio, de cuya continuación recién aparecida no guardo ninguna duda y si enorme expectativa por ver cómo sigue la cosa.

arsene 03

Una opinión sobre “Schrauwen en el Congo

  1. Pingback: Hagan sus apuestas: un vistazo a los nominados del Salón de Barcelona. - GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *