Batman: Scottish Connection – Olvidada y olvidable

Corría el año 2004 cuando en España el periódico As (así como el Mundo Deportivo y algunos periódicos locales) acompañaba sus ejemplares con una colección de tomos titulada “Clásicos del cómic”. En el tomo dedicado a Batman (el primero, de 208 páginas y gratuito) encontrábamos 8 historias de diversa calaña y, una de ellas era “Batman: The Scottish Connection”, con guión de Alan Grant y dibujo de Frank Quitely, que fue editada por DC en 1998. Por cierto que, aquellos tomos, estaban editados con la colaboración de Panini, en la época en que Norma tenía los derechos de DC. Qué cosas tiene la vida. Y ésa es la última noticia que tenía de esta novela gráfica hasta hace poco, cuando ECC anunció que la publicaría en Febrero de 2013.

BATMAN: EL CABALLERO OSCURO - SCOTTISH CONNECTION

Pero vayamos al cómic en sí. Lo primero, decir que pocos tomos de este tipo se ven hoy en día (y, bueno, es un material de 1998…). One shots, novelas gráficas y otros formatos especiales (incluidas las series limitadas) están prácticamente desaparecidas del mercado, así que es ligeramente refrescante y ciertamente nostálgico encontrarnos con el tomo que nos ocupa (aunque tenga un precio demasiado elevado).

En cuanto a lo que nos tiene que contar Alan Grant, que es escocés y que escribió mucho tiempo a Batman en los 90, la verdad es que tengo sentimientos encontrados. Por un lado, la historia de Grant nos deja un Batman y un Bruce Wayne perfectamente aceptables, clásicos (no hace falta recordarlo, pero esto es una historia de “la antigua DC”), con una aventura que sirve un poco de homenaje a la tierra natal de autor, y que es bastante directa, con un par de misterios relativamente atractivos. De hecho, la historia tiene cosas buenas, incluso, como Alfred, que está bastante divertido. Pero los problemas me llaman más la atención: a parte de la simpleza del relato, la suspensión de la incredulidad que requiere es a veces demasiada (la excusa inicial, el hecho de que las habilidades e inteligencia de Batman se vean claramente reducidas para que haya un desafío y una historia…) y, al final, el problema es que uno lee este cómic (que ya es corto) y piensa que, aunque es perfectamente entretenido, la historia no daba más que para una grapa normal o doble, como mucho (también soy capaz de imaginar, que conste, a muchos autores de hoy en día hacer con esta historia una saga de 6 números y algún crossover, si fuera necesario).

 

Las viñetas de Quitely se mueven con la acción

El dibujo del tomo es, como he dicho, de Frank Quitely, también escocés y, para mí, uno de los mejores artistas del panorama actual. Ahora, esto es 1998 y Quitely aún no era el que es hoy en día, no al 100%. Básicamente vemos la mayoría de las características que lo hacen especial: detallista, esforzado, buen narrador… Pero echo de menos ese punto de más, esa chispa que empezó a tener después y que venía acompañada de más riesgos y perfeccionismo (la misma portada poco tiene que hacer contra las portadas que hizo en Batman y Robin). Dicho eso, coger un cómic de finales de los 90 y ver un dibujo tan bueno y tan separado de todo lo que estaba a la moda entonces, es un placer y en ningún momento me pierde. Además, su nacionalidad y detallismo ayudan más a que la ambientación de escocesa que quiere dar Grant se vea bien representada.

Al final, no se puede decir mucho más de esta obra en mi opinión: carece de importancia en el contexto de la historia del personaje, o incluso  de los autores,  no es memorable en ningún aspecto, resulta simple y algo estirada… Pero al mismo tiempo, es una historia simple (en el buen sentido), directa, curiosa, entretenida, bien dibujada, ambientada y que no hace daño a nadie, lo cual no se ve tanto hoy en día. El problema que le veo a este tomo es que parece una elección hecha más para seguir agotando el catálogo dedicado al hombre murciélago, que por su importancia o calidad: si bien correcto, es un material que prácticamente todos olvidarán rápido, y que no merece la pena comprar, no a ese precio.

BATMAN: EL CABALLERO OSCURO – SCOTTISH CONNECTION.

6,95€. Rústica, 72 págs. Color. ECC Ediciones.

6 thoughts on “Batman: Scottish Connection – Olvidada y olvidable

  1. Recuerdo haber adquirido este tomo con el periódico,lo leí y lo dejé por ahí.Una historia desechable y de difícil relectura pero a caballo regalado…

  2. ¿y el resto de historias de ese tomo que salía con el periódico? ¿merecía alguna la pena?

    • Los 90 no fueron una gran época para Batman, pero por lo menos hay historias de importancia para el personaje:
      – La caída del murciélago (93-94), bastante ponzoñosa para mí, pero sigue siendo muy famosa, y más ahora gracias a que Bane aparecía en El caballero oscuro: La leyenda renace (cómo odio el título :P).
      – Tierra de nadie (99-00), una saga mucho más interesante que partía de una premisa ridícula pero de la que luego se sacó petróleo.

      Desde luego, visto así, esta novela gráfica no está tan mal xD Lo que pasa es que nadie se acuerda de ella y, en mi opinión, por buena razón: es peor que mala, es poco importante, olvidable y superflua.

    • Uy, he leído periodo, no periódico xDDDD

      En fin, pasando a contestarte lo que sí me has preguntado, las historias eran:
      – El origen de Bob Kane, obviamente importante a nivel histórico.
      – Historias de Don Cameron, Bob Haney y Gardner Fox, que tampoco son especialmente clásicas, aunque una es del debut de Batgirl.
      – La hija del Diablo, de O`Neil y Adams, una historia ya clásica.
      – Una historia de Brubaker y otra de Azzarello, que no son memorables, ni horribles.
      – Y la que comento en el post.

      No era un tomo muy lucido, pero vaya, era gratis 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *