El Hobbit adaptado por Chuck Dixon y David T. Wezel, un viaje aburrido

“En un agujero en el suelo,
vivía un hobbit”

La historia es conocida. Un afable hobbit (seres pequeños y pacíficos) llamado Bilbo Bolsón acaba involucrado en una aventura, por culpa del mago Gandalf y la compañía de trece enanos de Thorin Escudo de Roble. Todos partirán hacia Erebor para recuperar esas tierras que les fueron robadas a los enanos por el avaro dragón Smaug. Durante el viejo donde harán frente a trolls, arañas y más criaturas extrañas, Bilbo Bolsón hallará el Anillo Único, que marcará el destino de todo su mundo, la Tierra Media.

Esta es la premisa de la novela El Hobbit, escrita por J.R.R. Tolkien. Este libro sería el principio de la mitología que escribiría Tolkien desde entonces, a la cual le seguiría la majestuosa trilogía El Señor de los Anillos y la biblia de la Tierra Media El Silmarillion, entre otras obras. Tolkien no tardaría en convertirse en el padre del género fantástico moderno y una de las figuras más reconocidas en el mundo literario.

Bien, todos conocemos las adaptaciones cinematográficas de Peter Jackson, la trilogía y ahora El Hobbit (que serán otras tres películas), aunque ha habido también versiones teatrales, dibujos animados… Y cómics como el siguiente.

La adaptación al tebeo de El Hobbit fue publicada originalmente por la muerte y enterrada editorial Eclipse en 1989. Se dividió en tres volúmenes en formato prestigio, de unas cuarenta páginas cada uno. En España se contó con una edición de Norma en 1991, otra en 2001 aprovechando el estreno de La Comunidad del Anillo en la gran pantalla y dos en 2012, una con una sobrecubierta rojiza, para coincidir con el estreno de El Hobbit, un viaje inesperado. El dinero es el dinero y los fans son los fans.

Thorin narra el ataque de Smaug.

Correcta adaptación, aburrido cómic

El guionista encargado de la traslación de El Hobbit al mundo de las viñetas no fue un desconocido, sino Chuck Dixon. ¿No te suena? Este autor es conocido por su trabajo en Batman, aunque ha colaborado también con editoriales como Marvel y Dark Horse entre otras. Sin ser uno de esos grandes guionistas, puede hacer varios cómics a la vez con un nivel aceptable y sin liarla demasiado con la continuidad. A veces, incluso ha hecho cómics destacables, como uno de los orígenes de Acertijo / Enigma.

En los guiones, Chuck Dixon contaría con ayuda del desconocido Sean Deming. Ambos trasladarían la novela al cómic de una forma algo torpe, donde el texto abunda por viñeta, como si cambiar algún detalle en una adaptación fuese un crimen castigado con pena de muerte en Erebor.

En cuanto al apartado gráfico, contamos con David T. Wenzel, que siempre ha destacado por sus ilustraciones de corte fantástico. ¿Os recuerdan los dibujos a los típicos de las cartas Magic? A un servidor también. Aún así, es uno de los puntos fuerte de este cómic.

Pero centrémonos como si fuéramos Thorin Escudo de Roble contando monedas del tesoro de Smaug, ¿qué podemos decir sobre este tebeo? ¿Es una buena adaptación? ¿Aporta algo? ¿Es un complemento de la obra de Tolkien? ¿Es malo? Sí, son muchas preguntas, pero no los Acertijos en la Oscuridad de Gollum.

Leer este cómic de El Hobbit nos recuerda a ver las adaptaciones de animación de Batman. Año Uno y El Regreso del Caballero Oscuro: no son malas adaptaciones, peor son tan fieles que no aportan nada al lector que ya conozca la obra original. Son una pequeña perdida de tiempo que quedan como mera curiosidad.

¿Sirve para atraer a alguien que nunca ha leído a Tolkien? Puede que sí, si no le echa para atrás la cantidad de texto que hay por página, una verborrea tebeística que da repelús. Si bien Tolkien escribe para describir muchas situaciones, en este tebeo parece que eso no termina de entenderse y necesita insertar al narrador. ¿No podían confiar en las ilustraciones?

En 1989, Dixon tuvo que viajar al futuro, a 2012. Tuvo que ser testigo de cómo muchos se metían con Peter Jackson y sus películas de El Hobbit por insertar partes que no salen en la novela. Temeroso de que los fans desenvainasen a Dardo (o Aguijón) y fueran contra él, Dixon regresó a 1989 y decidió no profundizar.

El guionista, por ejemplo, no nos cuenta a dónde va Gandalf de vez en cuando, algo que sí se hace en los apéndices y por lo que Peter Jackson y su versión han sido criticados. Al menos, Jackson parece que aporta algo nuevo, mientras que Dixon lee, resume y cuenta una versión breve de El Hobbit. Suponemos que a los aficionados que odian que Jackson incluya cosas, amarán este cómic, que no se profundice en Bardo ni los enanos. Felicidades.

Enanos cómic El Hobbit

Los enanos arman un jaleo en la casa de Bilbo.

Las pocas partes que se eliminan son detalles como alguna canción, pero esto no hace que la trama sea más ágil. Los densos textos por cada página hacen que la lectura se resienta. Es decir, una sobrecarga de texto y viñetas, debilitándole muchos de sus puntos fuertes como es la historia que imaginase Tolkien y Wenzel ilustre perfectamente.

Y es que Wenzel se merece una palmada en la espalda como felicitación. Entre lo bueno que encontramos es que nos permite otra visión de los personajes que, a partir de ahora, muchas veces terminarán siendo influenciadas por la película creada por Jackson.

En definitiva, el cómic de El Hobbit es una adaptación fiel (quizás, más bien, literal) que, al fin y al cabo, salvo las ilustraciones de David Wenzel, no consigue una característica propia que la haga una buena alternativa o complemento a la novela original. Solo es una obra con buenos dibujos, pero sin ninguna idea interesante que no estuviese en la novela.

El Hobbit no es un tebeo que nos vaya a gobernar a todos.

Bilbo encuentra el Anillo

Bilbo y el Anillo.

 

comic

Portada de la edición del cómic.

Guión: Chuck Dixon, Sean Deming. Basado en la obra de J.R.R. Tolkien

Dibujo: David T. Wenzel.

Editorial: Norma.

Formato: Cartoné, a color.

Páginas: 144 págs.

Precio: 25 Euros.

4 thoughts on “El Hobbit adaptado por Chuck Dixon y David T. Wezel, un viaje aburrido

  1. Yo creo que con esta adaptación es el problema de ser demasiado fiel… Pero a mí personalmente me gustó, aunque no tenga nada especialmente destacable, me ha parecido un buen cómic. Cuestión de gustos.
    Muy buena tu reseña.

  2. ¿Aburrido dices? Tal vez hubieras preferido una adaptación igual de blasfema que la que el malnacido de Peter Jackson ha hecho para la gran pantalla, ¿no? Sinceramente me parece una obra de arte que adapta con el mayor de los respetos (y aciertos) la gran obra de Tolkien. Para mí, 5/5.

  3. Y tiene mucho texto porque, por más cómic que sea, es la adaptación de una novela. Y no sé si te lo habrás leído, pero descripciones que reiteren lo contado por las viñetas hay más bien pocas.

  4. Y, superñoño, francamente no encuentro dónde está el problema de que sea demasiado fiel. Yo quiero ver la novela hecha cómic, no un cómic que guarde parecido con la misma. Si quisiera ver algo distinto, directamente esperaría una historia diferente. Además, creo que una de las novelas más leídas del sigloXX se ha ganado el respeto suficiente, así como su autor, de que su adaptación , sea en el medio que sea, resulte lo más fiel posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *