Nominados del Saló: El nao de Brown de Glynn Dillon

El-nao

El relato o crónica de una enfermedad desde perspectivas costumbristas y biográficas ha dado algunas de las novelas gráficas más relevantes de los últimos tiempos (Arrugas de Paco Roca, Epiléptico de David B) convirtiéndose casi en un subgénero del cómic contemporáneo al que podemos añadir El nao de Brown de Glynn Dillon (Norma), uno de los nominados a Mejor Obra de Autor Extranjero del Saló además de Premio del Jurado de Anguleme 2013. En esta ocasión la enfermedad es una variante del trastorno obsesivo-compulsivo que genera deseos y visiones impulsivas de macabra violencia contra el prójimo, ya sea familiar, amigo o casual transeúnte. El enfermo controla el impulso pero malvive acosado por los malos pensamientos y el remordimiento. Desconozco si el británico Glynn Dillon padece este mal, ya que no es una autobiografía y el protagonista es una chica, pero la intensidad del relato me hace sospechar que así es.

Nao_of_Brown_04

Uno de los problemas del subgénero de las crónicas de enfermedad es que debe sortear el sentimentalismo fácil y la blandura emocional, además del lamento individualista. No es tarea fácil, porque, además, esos peligros suelen funcionar bien (sólo hay que ver cómo los Oscars recaen a menudo en actores que interpretan ese tipo de papeles con exceso de lágrima y azúcar). El nao de Brown se libra, afortunadamente, de esos defectos y esa es una de las virtudes que explican el prestigio que le precede. Supongo que una de las razones es que la historia y el tono con que está contada me recuerda al de las películas de costumbrismo indies armadas de manera peculiar y diferente sobre el clásico “chica conoce chico” .

NaodeBrown

El Nao de Brown también se reviste de modernidad contemporánea con las numerosas referencias a la cultura pop japonesa más cool, entre otras cosas porque esa es la ascendencia paterna de la muchacha protagonista, que además de diseñadora gráfica subsiste como dependienta en una tienda especializada en merchandising nipón moderno y vanguardista. Pero no es sólo eso, ya que la referencia visual es, en parte, evidente, aunque esto merece una explicación más detallada. Glynn Dillon juega con dos estilos gráficos. El principal, el de la historia en sí, remite muy claramente al trazo de Milo Manara, lo cual no deja de ser curioso. En medio de esa línea principal se intercala el relato de una fábula o cuento fantástico que acude a otro maestro del dibujo: Hayao Miyazaki.

nao brown 01

Pese a ser una buena novela gráfica, debo reconocer que aún así no acabo de comprender el premio del jurado que obtuvo el año pasado en Angouleme o el entusiasmo crítico que despertó en Francia o Gran Bretaña (donde ha ganado numerosos premios). Reconozco que mis reparos son muy personales, pero hay dos cosas que me molestan. La primera es que hacia el final me rompieron el ritmo de lectura dos dobles páginas llenas de texto insertadas simulando ser páginas del libro que lee la protagonista. La segunda, más grave para mí, es que a ratos se cuela por en medio algún mensaje de autoayuda budista que, aunque esté más o menos justificado argumentalmente (la chica acude a clases de budismo como terapia), me resulta algo irritante. Y es una pena porque sin esos detalles habría disfrutado aún más de El Nao de Brown.

Nao-of-Brown-10Oct-2nd_13

2 thoughts on “Nominados del Saló: El nao de Brown de Glynn Dillon

  1. Pingback: Abril 2014 | Asociados ACDCómic

  2. Pingback: Nominados a los premios del 32 Salón Internacional del Cómic de Barcelona » GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *