Enjambre de autoras

Enjambre portada

Una antología nunca debe limitarse a ser una simple compilación, necesita alma y motivo, ya sea reunir por material disperso o seleccionar lo más representativo de un género, tema o autor. Dentro de la variedad que ofrece ese nexo común necesario, hay un tipo de antología con entidad propia que despierta mucho mi interés: aquella que pulsa el estado de las cosas, que abre un abanico amplio al mismo tiempo que ofrece un punto de visto personal. En la antología está el mensaje, podríamos decir. Panorama funcionaba muy bien en ese aspecto, por ejemplo, y también Enjambre, ambicioso y revelador recorrido por el presente del cómic español hecho por mujeres editado por Norma y coordinado con criterio por Susana Martín (Alicia en un mundo real, Sonrisas de Bombay, Sansamba).
Es difícil que en una antología de este tipo todas las piezas destaquen por igual pero siempre merece la pena aventurarse, y más en este caso que si algo deja claro es la actual vitalidad de nuestras autoras, que son muchas, tantas que no es posible reunirlas a todas y eso es motivo de alegría porque supone que la situación es aún más amplia y variada, y mira que Enjambre destaca precisamente por la rica pluralidad de temas, estilos y actitudes.

La selección muestra, por ejemplo, autoras que han construido mundos personales y lenguajes propios, como es el caso de Lola Lorente, Clara-Tanit o Sonia Pulido. También hay testimonios sobre lo que supone ser mujer en un hábitat como el del cómic, que puede ser muy cerrado y con un fandom que en ocasiones puede ser, digamos, peculiar. De eso va la historieta de Carla Berrocal y resulta interesante ver como se complementa con la historieta de María Castrejón y Susana Martín por lo que supone de salida del armario. Ojo, no me refiero a temas de opción sexual sino de gustos culturales, o lo que es lo mismo: ser lesbiana no es incompatible con el disfrute friqui antes productos como Star Wars o personajes tan carismáticos como Han Solo.

Outingfriki

Enjambre también deja espacio a propuestas llenas de sentido como la biografía de grandes mujeres de la historia, narradas en formato breve y naíf por Srta. M; o el cómic romántico, un género antaño marcado como el exclusivo para lectoras femeninas y que aquí reivindica Lydia Sánchez con tremenda naturalidad. Personalmente, me alegra también la presencia de dos autoras cuyo trabajo sigo con devoción porque me encanta lo que hacen: una es Mamen Moreau, que luce su desparpajo habitual; la otra es Ana Galvañ, para mí entre lo mejor de nuestro cómic alternativo, y la historieta que aquí firma es buena prueba de ello.

enjambre-ana-galvañ

Dos cosas merecen ser destacadas con entusiasmo de Enjambre. Por un lado, que como antología asume riesgos gráficos. La selección no tira por caminos fáciles ni tradicionales y deja amplio espacio a la audacia visual e incluso a la ruptura, quizá como signo distintivo de nuestras autoras. El otro, que agradezco un montón, es que me ha descubierto nombres que no conocía y que me apunto para seguirles la pista, como por ejemplo Paulapé, MP5 o Miriam Muñoz. Y sólo lamento que la historieta de Ana García y Raquel Gu incurra en detalles algo manidos, como ese marido bonachón y pésimo amo de casa. Aunque, ahora que lo pienso, quizá sea un acto de merecida justicia que por una vez sea un lector masculino quien sufra los tópicos sexistas.

enjambre miriam muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *