Albert Monteys nos desvela los secretos de la virilidad

Ser un hombre Monteys portada

A finales del año pasado Caramba Cómics lanzaba su Colección Jaimito, una reivindicación por el tebeo de humor breve y de grapa en tiempos de novela gráfica. Los títulos encargados de estrenar la nueva línea fueron Ser un hombre: cómo y por qué de Albert Monteys, Infame de Néstor F., La muerte en los ojos de David Sánchez y Cosmic Dragon de Carlos Vermut. De todos ellos, parece que el de mayor tirón popular ha sido el primero, o al menos así lo indica su inclusión en alguna de las listas mensuales de cómics más vendidos que algunas librerías tienen el detalle de hacer públicos. Tampoco resulta sorprendente si tenemos en cuenta que se trata de uno de los autores más destacados de El Jueves, toda una garantía de risa y sentido del humor. Albert Monteys nos recibió, con pipa y bata, en su lujosa mansión para charlar un rato de su particular guía de uso de la testosterona.

Gencómics (GC): “Ser un hombre: cómo y por qué” es una guía de autoayuda sobre masculinidad en un tiempo en que hay muchos hombres confusos.

Albert Monteys (AM): Sí, actualmente hay mucha confusión.

GC: La metrosexualidad ha hecho mucho daño.

AM: y los cómics también.

GC: ¿Me estás diciendo que este declive de lo viril en el que estamos inmersos es culpa de los cómics?

AM: No, no, lo digo porque la gente que hace tebeos sufre mucho este problema. De hecho, la idea que lo mueve era eso… vamos, averiguar lo que me pasa a mí.

masculinidad

GC: ¿Que ingredientes debe tener un macho genuino? ¿Llevar barba? ¿Tener mucho pelo?

AM: La barba se lleva mucho últimamente como rasgo de masculinidad. Tener pelo también lo es, pero no en la espalda, por ejemplo.

GC: Tú llevas barba.

AM: Si, porque así parezco más hombre.

Albert Monteys

GC: En el cómic dices expresamente que un hombre no puede dar la mano floja.

AM: Se pueden cometer tantos errores cuando quieres ser un hombre de verdad… Éste es uno. Me lo decía mi padre, que un tipo que da la mano blanda no es de fiar. Es uno de los síntomas. Pero bueno, todos estamos constantemente bajo sospecha.

GC: Rápido, dime el nombre de un ideal masculino en el que poder fijarme.

AM: No sé, Robert Mitchum, por ejemplo.

GC: ¿Por el hoyuelo en la barbilla?

AM: Por actitud. Y porque la testosterona conlleva mandíbula prominente. En el mundo del cómic hay pocas mandíbulas como la suya.

Mitchum

GC: Pero Robert Mitchum también cantaba calipsos.

AM: Un hombre de verdad puede cantar calipso y no pasa nada. En cambio, si lo hacemos nosotros se hunde todo el proyecto de masculinidad que nos hemos construido. Ese es el misterio que quería resolver, que hay gente que lo tiene y gente que no lo tiene.

GC: Por eso decidiste tocar un tema tan serio.

AM: Sí, básicamente por lo que he dicho. No es que yo ponga en duda mi masculinidad, pero en todo caso formar parte del patriarcado imperante no es fácil y te entran dudas. ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Lo estoy haciendo mal? Ser un hombre: Cómo y Por qué es un libro de autoauyuda y al primero que quiero ayudar es a mí mismo. Entender de qué va todo esto.

GC: Incluyendo afirmaciones como que para ser un hombre de verdad hay que matar a un oso. La masculinidad no da espacio a ser vegetariano.

AM: Un hombre de verdad no es vegetariano, y mucho menos ovoláctico, vegano y esas cosas. Y la teoría es que has de comer sólo cosas que hayas matado. Para un macho de verdad ir al súper no tiene sentido como sí lo tiene ir a cazar. Y como la cosa más parecida a un hombre que hay en la naturaleza es un oso…

matar un oso

GC: Y luego hay que tener cicatrices.

AM: Es que no hace mucho leí un artículo, o quizá me lo comentaron, en el que se decía que las mujeres se sienten muy atraídas por las cicatrices. No sé si es verdad.

cicatrices

GC: Hay un momento en el tebeo en el que revelas el secreto de la sensibilidad oculta en los hombres. Y luego dices que quien revela el secreto debe morir. ¿Has recibido amenazas?

AM: No puedo hablar de este tema. Fue un momento de honestidad extrema.

GC: ¿Y las lectoras femeninas? ¿Hay mujeres que se han leído el tebeo?

AM: La cosa más bonita sobre el tebeo me la ha dicho una mujer, Mireia Perez, que me dijo que era un tebeo hijo del postfeminismo y de un chuletón de ternera. Y sí que un par de mujeres muy interesadas por el feminismo y por los roles sexuales me han comentado que les parecía un documento muy interesante y que muy bien. Así que tiene un sello de aprobación femenina, que es algo que me sabe mal porque me habría gustado que fuera molesto; es que a mí molestar me gusta.

Mapa del sexo

GC: El momento estrella es el mapa del sexo.

AM: Es el hit del tebeo. Estoy por sacarlo suelto, como si fuera el single de un disco.

GC: Se podría hacer un buen póster con él.

AM: Todos esos recovecos de la mente masculina salen de experiencias propias y podría hablar horas sobre ellos.

GC: Los prados de la masturbación ocupan bastante espacio.

AM: Es una actividad muy sana.

GC: Y el laberinto de las mujeres parece un lugar complicado.

AM: Si. Hay cosas de este tebeo que se podrían debatir pero en éste todos los hombres estamos de acuerdo. Y aunque en realidad no hay tanto misterio, yo me he perdido en ese laberinto.

GC: Saliendo ya del mapa del sexo. Me he apuntado algunas ideas tras leer el cómic. Por ejemplo, que un hombre de verdad va desnudo a una entrevista de trabajo.

AM: Sí. Bueno, la teoría es que un hombre de verdad está cómodo desnudo en cualquier sitio. En el gimnasio, cuando te estás cambiando, algunos lo hacemos de lado, tapados con una toalla. En cambio, el hombre de verdad está ahí espatarrado hablando con toda la naturalidad y sin que le importe nada estar desnudo porque está muy a gusto consigo mismo.

Sargento

GC: Hay personajes que se parecen a ti.

AM: Si, de hecho el sargento, el personaje anfitrión que presenta el libro, un tipo muy masculino y con barba. Yo no lo había pensado pero mi mujer me dijo “¿éste eres tu, no?” y le respondí que no, que de ninguna manera. Pero al final el subconsciente juega malas pasadas y resulta que leyéndolo después vi que en cierta manera sí que era yo y que no me o había querido admitir a mi mismo.

GC: Siempre dices que ves muy difícil, por no decir imposible, hacer una novela gráfica de estas de ahora, con más de 200 páginas. ¿Esto es lo más cerca que podemos estar de una novela gráfica de Albert Monteys?

AM: Piensa que hace ya muchos años cada semana tengo que publico mis colaboraciones en El Jueves y que me he acostumbrado a pensar en unidades de una página. Pensar de repente en hacer 200 páginas no me sale de dentro. No lo he hecho nunca y nunca he pensado en hacerlo. Además, se ha llegado a un punto en el que parece que si no haces una novela gráfica no te estés reivindicando como autor de cómics o que te falta algo. Y me lo preguntan siempre: “¿Cuándo una novela gráfica? Te tendrías que poner ya”, cuando en realidad es una cosa que yo no me planteo. Si hago unos cuantos tebeos como éste me servirán como novela gráfica si los pongo juntos en la estantería. No hace falta que todos hagamos lo mismo, ¿no? Además, la Colección Jaimito lo que quiere reivindicar es eso, el gusto por lo breve.

aparte de lo de El Jueves

GC: También me consta que cuando acabaste tuviste ese momento de pánico que tienen todos los autores cuando terminan una obra, en parte porque creo que querías escapar más de lo que podemos llamar “la fórmula Monteys”.

AM: Sí, porque el tebeo no deja de ser un Para ti que eres joven largo. Ojo, que eso ya está bien, que a mi ya me gusta la sección que hago para El Jueves; pero en mi cabeza, en el momento de empezar, era una cosa mucho más de autor, o que se saldría un poco de lo que hago normalmente. Y sí, supongo que esa crisis que se tiene cuando se acaba el tebeo, una crisis en la que lo quemarías y que le pasa a mucha gente que hace trabajo creativo, al menos con los que yo hablo, que se deprime justo al acabar. Ahora ya no, ahora estoy muy contento y lo reivindico mucho.

GC: Es muy divertido, pero es que gráficamente es estupendo.

AM: Gracias.

GC: Estas semanas estás implicado en un webcomic colaborativo, El heptágono de las Bermudas. ¿Qué nos puedes explicar?

AM: Somos un grupo de siete dibujantes: Mikelodigas, Diego Burdio, Paco Sordo, Adrián Vélez, Fran Collado, Álvaro Ortiz, Julio Serrano y yo mismo. Un poco la idea no es exactamente hacer una historia compartida sino que cada uno ha creado una isla, que forma parte del archipiélago que nos hemos inventado, y en esa isla pasan tus historietas, cada uno tiene la suya. Semanalmente se pone un reto a los demás. Por ejemplo, el primero fue dibujar una historieta con la mano izquierda. Cada semana un reto diferente.

Heptagono para dummies

2 thoughts on “Albert Monteys nos desvela los secretos de la virilidad

  1. Pingback: Albert Monteys nos desvela los secretos de la virilidad

  2. Pingback: Avance editorial de ¡Caramba! » GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>