Entrevista: Cava y Seguí, ETA y Las oscuras manos del olvido

Las ocuras manos del Olvido Portada

Las oscuras manos del olvido, que acaba de editar Norma, supone la tercera colaboración entre el guionista Felipe Hernández Cava y el dibujante Bartolomé Seguí tras Las serpientes ciegas (BD Banda, 2008), premio nacional de cómic en 2009, y Hágase el caos (dos álbumes publicados por Norma en 2011 y 2012). Si en la primera situaban en Nueva York una trama de represalias estalinistas a veteranos de las Brigadas Internacionales de nuestra Guerra Civil, y en la segunda, a partir de un intento de atentar contra la vida del mariscal Tito, mezclaba servicios secretos británicos y un complejo entramado de fascistas croatas en el exilio como antesala de la disolución de la antigua Yugoslavia, ahora se adentran en un tema tan peliagudo como el fin de ETA y el rastro de sangre que deja en el camino, y el olvido, a partir de la historia de un mafioso marsellés que, tras 25 años en la cárcel, decide cumplir su promesa de vengar a un empresario asesinado por la banda terrorista. Un thriller oscuro, sin ninguna concesión, donde se habla del GAL, del papel de los servicios secretos españoles, de veteranos de la independencia de Argelia, de la mafia marsellesa y, claro, del terrorismo y de sus víctimas, en una obra crítica con el actual proceso del fin de ETA.

Tanto Hernández Cava como Bartolomé Seguí son dos insignes veteranos de nuestra historieta. Cava (Madrid, 1953) formó parte del histórico colectivo El Cubri, dirigió la vanguardista revista Madriz en los 80 y toco temas como la Guerra Civil o la República cuando nadie lo hacía (y donde destaca El artefacto perverso junto a Federico del Barrio). Bartolomé Seguí (Palma de Mallorca, 1962) publicó en los 80 en revistas como Metropol, El Víbora, Madriz o Cairo y, en los últimos años, además de su colaboración con Cava ha brillado especialmente con Historias del Barrio junto a Gabi Beltrán, publicada por Astiberri y con una esperada segunda entrega en camino. Con Cava y Seguí mantuvimos una larga e intensa charla alrededor de su nuevo trabajo conjunto: Las oscuras manos del olvido.

oscuras manos del olvido 03

Gencomics: La portada es estupenda, con esa imagen del médico de la peste negra de la Edad Media. ¿Cómo se gestó la idea?

Bartolomé Seguí: Es satisfactorio ver que acertamos con ella porque era una preocupación que teníamos: cuál iba a ser la portada de un libro con una historia tan dura y que habla de tantas cosas. Felipe investigando, imagino que buceando en archivos e imágenes antiguas, me pasó, no sé si como referencia… No sé si pensaba directamente que iba a ser una portada o no…

Felipe Hernández Cava: Hubo un momento en que pensamos que podía ser uno de los grabados antiguos en los que está inspirada, pero habría ahí todo un problema de derechos…

Seguí: Me pasaste más de uno y cuando abrí el correo y vi ese grabado antiguo dije: es la portada. Sólo había que añadir la pistola y ya está.

médico de la peste negra

Gencomics: De Las oscuras manos del destino se puede decir que es el mejor cómic sobre ETA hecho hasta ahora, pero es una afirmación con trampa porque apenas se han publicado cómics al respecto. ¿La explicación es que se trata de un tema que requiere el paso del tiempo?

FH Cava: Con independencia de que el mes que viene sale otro cómic sobre ETA que publica Astiberri, He visto ballenas de Javier de Isusi. Bartolomé y yo lo hemos dejado madurar aproximadamente unos cinco o seis años, que fue cuando hablamos por primera vez de nuestro interés en contar esta historia. En mi caso, como guionista, se viene madurando desde hace aproximadamente 30 años, que es el tiempo que llevo teniendo contactos personales con víctimas de ETA y posteriormente escribiendo trabajos documentales que también estaban relacionados con este asunto, con el que me he ido familiarizando hasta sentir que este medio, que es el medio que más amo desde que era pequeño de todos los medios a los que me he dedicado, y a los que me dedico porque no me queda más remedio que subsistir. Pensé que había llegado ya el instante de hacer una historia relacionada con ETA, y aunque desde que lo pensamos temíamos que las cosas se podían precipitar de tal manera que se nos quedara desfasado, sobre todo queríamos que apareciera en un momento que históricamente ya estamos viviendo pero que viviremos de una forma más acentuada en los próximos años: que las víctimas irán siendo progresivamente arrinconadas al lugar de la historia donde únicamente vive el olvido.

oscuras manos del olvido 06

Gencomics: El olvido al que se refiere el título, una cita de Quevedo. Uno de los momentos que más me gusta es cuando explicas ese olvido a las víctimas recordando otros conflictos en los que ya las hemos olvidado. Bartolomé, aunque en vuestra colaboración ya habéis tocado temas tortuosos ¿Cómo afrontas uno tan delicado como éste?

Seguí: Afrontar un álbum con Felipe no es… no quiero decir que sea un trabajo fácil, porque lo es en lo que sería puramente la colaboración dibujante y guionista; pero sí que tengo claro, cuando aparece cualquier propuesta o cuando nos planteamos cualquier obra, es que no son trabajos complacientes. En ese sentido, el interés está también justamente en eso, en que en este medio, al que tengo tanto amor como le tiene Felipe, en muchas ocasiones se echa en falta que puedan aceptarse con seriedad una serie de temas, y en este caso concreto que sabíamos que estábamos tratando el del terrorismo sí tenía claro que de la mano de Felipe iba a ser un acercamiento con la solidez que uno espera de un medio adulto.

oscuras manos del olvido 04

Gencomics: El periódico El Mundo publicó ayer mismo una primera entrevista bajo el titular “Un cómic contra el ‘cierre en falso’ de ETA”, un titular que puedo entender a nivel periodístico, pero no tengo claro que ese sea el mensaje, o no sólo ese, que el mensaje es otro y habla de las víctimas.

FH Cava: Bueno, esa frase no la pronuncié porque no aparece recogida en la entrevista, aunque si hubo una pregunta en la que se me planteó el problema en esos términos. No, a nosotros nos gustaría pensar que, como tu bien dices, esto va mucho más allá. Es una reflexión sobre algo que a Bartolomé y a mí nos obsesiona en los trabajos que hemos hecho juntos: sobre cómo el poder, para llevar adelante los proyectos que ha concebido, se mueve en la sombra, tiene que dinamitar muchas cosas y la suerte de los más débiles naufraga siempre. Aunque tampoco hemos querido hacer mucho hincapié en ello, en el propio libro incluso se hace alusión a lo mal que terminó en Francia todo el problema de la descolonización de Argelia, que sigue siendo un tabú del que apenas se habla ni hay referencias, y cuando todavía en época muy reciente se ha hecho algún documental, enseguida se desata la polémica. En problemas como el genocidio armenio, o este de Argelia, las víctimas resultaron arrinconadas debido a intereses espurios.

Gencomics: Tú habías hecho un cómic sobre Argelia.

FH Cava: Si, hace muchos años, y justo el pasado año se editó en Francia, con gran escándalo debo decir, porque sigue siendo un tema del que no se puede hablar. Bien es cierto que ese cómic, que estaba escrito en los años 70, tal y como pienso ahora no lo escribiría de esa manera. Argelia contaba todo el proceso colonialista hasta la aparición del Frente de Liberación Nacional argelino. Lo hicimos Luís García, Adolfo Usero y Omar, un misterioso argelino que intervino, y digo misterioso porque nunca supimos muy bien quién era ese hombre, aunque sabíamos que estaba ligado al FLN. Terminaba donde empezaba la película La batalla de Argel de Gillo Pontecorvo.

Argelia

Gencomics: La lucha contra ETA puede ser guiada por caminos equivocados o con personas que no encarnan precisamente el bien, como podría ser el ejemplo del GAL. En el cómic tenemos también a un mafioso recién salido de la cárcel y que no tiene nada que perder. Pero hay un personaje que me parece muy interesante: ese ex guardia civil sobre el que planea la sombra de haber colaborado con el GAL y que tiene una forma de comportarse similar a la de un conspiranoico.

FH Cava: El personaje del guardia civil para nosotros es un personaje importante de la historia. Sabemos que a mucha gente, ya alguno nos lo ha dicho, le ha llamado la atención porque es un tipo ilustrado, y tenemos esa especie de arquetipo de los miembros de las fuerzas de seguridad del estado como unos tipos descerebrados que lo único que saben es aplicar la fuerza cuando reciben la orden para hacerla. Debo decir que he conocido guardias civiles y policías con un grado de preparación cultural importante y que en muy pocos minutos desharían esos tópicos a quien los conociera. En esas referencias cinematográficas y literarias que siempre manejamos, para nosotros es un poco una especie de personaje clásico, el individuo que ha vivido mocho tiempo en un territorio hostil que puede ser comanche, sioux, apache o lo que sea, y que de alguna forma ha quedado tan marcado que no puede despegarse de ese lugar. Nuestro personaje, aunque ha sido jubilado por estrés no ha vuelto a su tierra sino que se ha quedado allí, quiere ser quien recopile la memoria de todo aquello que seguramente está llamado a desaparecer, y que es un poco la memoria de los compañeros que ha visto caer impunemente. Tiene algo de personaje fordiano o de los westerns de Budd Boetticher, esos personajes que han quedado prisioneros de la historia, y no porque sea un conspiranoico como tú dices…

Gencomics: Bueno, lo digo más que nada por la forma de actuar…

FH Cava: Bueno, pero es que yo he conocido guardias civiles y policías que en el País Vasco tenían que vivir en estas situaciones de ocultamiento. Los vecinos no sabían muchas a qué se dedicaban, incluso salían de su casa vestidos con trajes de faena para hacer creer que eran mecánicos o albañiles…

Gencomics: Yo hice la mili en San Sebastián y teníamos prohibido saludar a los mando si nos los cruzábamos por la calle.

FH Cava: Pues entonces qué te voy a contar. Si saludabas a un mando lo convertías en un blanco.

oscuras manos del olvido 07

Gencomics: Acabas de hablar de un personaje a lo John Ford, que es un guardia civil ilustrado que cita poesías clásicas; en el libro también aparecen, por ejemplo, citas de Albert Camus. ¿Para un dibujante es complicado abordar un cómic en el que hay mucha literatura?

Seguí: Creo que en ese sentido es importante tener claro el papel de cada uno. Yo sé que parto de un armazón literario sólido y consistente y en ese sentido casi te diría que me despreocupo de esa faceta, de esa construcción literaria que viene dada por el guión, y a partir de ahí me concentro en narrar la historia de la mejor manera que sé, trasladar a secuencias la acción que desarrolla el guión con la tranquilidad de que esa construcción literaria está acompañando mis dibujos.

Gencomics: En Hágase el caos había muchas referencias a Mallorca, y aquí también. Supongo que influye que el dibujante es mallorquín. No sé, Felipe, si lo haces como guiño a Bartolomé, o incluso para facilitar alguna localización…

FH Cava: Nosotros lo de las localizaciones lo tenemos mal, ya me gustaría ser como algunos guionistas que he conocido, como Pierre Christin, el de Valerian, que me decía: “estoy preparando una historia que pasa en la Tierra del Fuego y tendré que ir allí varias semanas para documentarme y tal”. No. No es nuestro caso. En Hágase el caos la localización no fue porque Bartolomé viva en Mallorca, sino que venía justificado porque allí, como en la Costa del Sol, se escondieron bastantes cómplices nazis de origen croata o incluso alemán. En cambio, en Las oscuras manos del olvido sí que es una especie de pequeño regalo de la casa. La viuda que el protagonista va a visitar está inspirada en una amiga que tiene nombre y apellidos, a la que quiero mucho, víctima del terrorismo. A su marido lo mató ETA y en este caso, además, lo mató por querer crear una policía vasca, o sea que el grado de aberración es supremo. Esta amiga, a la que he visto luchar y salir adelante con sus hijas, siempre me ha repetido por activa y por pasiva todo el discurso que pongo en boca de ese personaje. Aunque en realidad viva en Madrid, pensé que la podía desplazar perfectamente a Mallorca y de paso me venía bien para que el personaje tuviera su primer encuentro con el mar Mediterráneo.

oscuras manos del olvido 05

Gencomics: Siguiendo con las referencias, en la entrevista de El Mundo de la que antes hablábamos me supo mal, relativamente, la mención al actor Lino Ventura y al tono de polar al estilo de las películas de Melville que tiene toda la historia. Me supo mal porque como de eso me di cuenta mientras leía el cómic, lo tenía anotado para comentarlo con vosotros. De vuestros álbumes, Las oscuras manos del olvido es en el que se ve más claro esa atmósfera. Hágase el caos era más John Le Carre…

Seguí: y en Las serpientes ciegas había más referencias pictóricas que cinematográficas. Nosotros teníamos clarísimo, e incluso aparece un poster en alguna viñeta, la referencia a El silencio de un hombre (Le Samuraï) de Melville, que fue un poco el origen de la gama de colores.

le-samourai-67

FH Cava: que no está solo ahí, está también en Círculo rojo (Jean-Pierre Melville, 1970) o en todas las películas sobre el IRA, esos azules fríos; y luego don Lino Ventura, pero no sólo por sus personajes con Melville, también por las películas de José Giovanni y de otros. Fíjate una cosa, el personaje se apellida Duhamel, como Marc Duhamel, que como sabrás es quién editó la colección Série Noire en Francia. Esto ya son guiños nuestros a ese mundo francés que siempre nos ha interesado mucho desde el punto de vista cinematográfico y literario. Amamos, por supuesto, la serie negra estadounidense, pero la francesa ha tenido siempre un sello muy propio y muy particular, donde valores como la amistad están mucho más sublimados, y donde siempre hay un sustrato de la historia y de la política, especialmente a partir del cine y de la literatura que los franceses hicieron con posterioridad al mayo del 68. Las novelas de Jean-Patrick Manchette son novelas de serie negra muy políticas.

lino ventura

Gencomics: Luego más adelante hacéis referencia a Eddie Constantine, que es una cosa más pop, y recordé la referencia a la productora británica Ealing en Hágase el caos. Establecéis un subnivel de referencias importante.

FH Cava: La gente puede decir: “Dios mío que se esté quietecito”.

Gencomics: Hay un punto en que pienso, no sé, estas cosas yo las detecto porque ya tengo una edad.

Seguí: Lo que pasa es que sí que es verdad que con tantas referencias a priori puede parecer que exigimos un lector con una…

FH Cava: Ese es uno de los miedos que Dargaud tiene con nosotros.

Seguí: Si que es verdad que por un lado podría ser un peligro y que aleje al lector, pero al mismo tiempo si hay equilibrio consigues que el lector salga satisfecho de los descubrimientos que ve en la obra, de esas referencias que quizá comparte con lo que cuenta Felipe; en ese sentido también estaría un poco el éxito del trabajo.

oscuras manos del olvido

FH Cava: Claro. Es que fíjate, esto puede ser equivocado o no, pero a mí me gusta imaginarme un poco la vida de ese personaje a lo largo del tiempo, aunque luego me guarde muchas cosas que no cuento; y para mi es inevitable que ese personaje haya ido de niño al cine a ver las películas de Eddie Constantine, que eran las películas que más se veían en Francia. Creo que eso conforma al personaje, lo hace más creíble. Lo mismo que esa obsesión que tiene el gran jefe mafioso con la música de Tino Rossi, donde ya, guiño de los guiños…

Gencomics: A ese no he llegado pero lo tenía anotado para buscar en Internet, como hice con el cuadro de la peste negra en Marsella.

FH Cava: Ya, pero fíjate, te voy a desvelar un dato que no he contado en ningún momento. Hay un momento en que el viejo jefe mafioso don Aurelio le dice al protagonista: “¿Cómo es posible que no conozcas El pescador de perlas de Tino Rossi? Te lo voy a poner”, y se lo pone y él protagonista comenta: “me resultó familiar ¿formaría parte de la banda sonora de alguna de las películas que vi en la cárcel? Me viene a la mente la imagen de un hombre pedaleando en una bicicleta”. Pues bien, esa película es Salvoconducto de Bertrand Tavernier (2002), que tiene ese momento magnífico, durante la ocupación en Francia, en que el personaje tienen que ir de un lado a otro con la bicicleta, pasando un montón de penalidades. Con esto lo que quiero decir es que en la Francia anterior a la ocupación, en la de la ocupación e incluso en la posterior, una vez quedó Tino Rossi libre de sospechas después de que lo tuvieran un tiempo detenido, como lo estuvo Maurice Chevalier, acusado de colaboracionismo, para la formación sentimental de un tipo de Marsella esta música es algo obsesivo, así que hacer esa referencia no es algo gratuito ni tampoco, y eso quiero que la gente lo entienda, es hacer alarde de erudición sino que también es ponerle banda sonora, porque si buscas en Youtube El pescador de perlas y lo escuchas te va a ayudar a recrear la atmósfera del libro. Luego hay otra cosa, porque en los años Setenta en Pilote había algunos autores a los que les daba por escribir: esta página debe ser leída con tal disco de fondo.

Gencomics: A mí no me suelen gustar los cómics que adaptan canciones, o que les ponen imágenes, aunque lo que haces aquí es otra cosa.

FH Cava: A mí tampoco me gustan.

oscuras manos del olvido 02

Gencomics: Muchas referencias son muy francesas. No sé hasta qué punto hay un interés en subrayar esas menciones a la cultura francesa porque, al fin y al cabo, aunque el tema central gire alrededor de las víctimas de ETA es un álbum producido para Francia.

FH Cava: No, en absoluto. Y la respuesta es muy fácil. Durante muchos años, para los españoles la intelectualidad francesa ha sido nuestra referencia. Una vez desaparecida aquí la figura de Ortega y Gasset, y sumidos en la sombra del primer franquismo Julián Marías y Manuel García Morente como sus discípulos más aventajados, hemos tenido muy pocos pensadores bajo los que cobijarnos, Aranguren y muy poquita cosa más, y en mis años de formación universitaria siempre estaba pendiente del pensamiento francés. Teníamos los filósofos franceses que tan pronto hablaban del existencialismo como entraban en los derroteros del estructuralismo o de la semiología. Siempre hemos estado muy supeditados al pensamiento francés. Para nosotros el intelectual era un tipo que vivía en París y Sartre o Camus fueron un poco nuestro alimento. ¿Qué pensadores ha habido aquí a parte de Aranguren más allá de alguna reflexión de tipo filológico en Agustín García Calvo? No, hasta que no llegamos a la generación de Fernando Savater, José Luís Pardo o Javier Gomá, y algunos no los considerarían tales, ha habido siempre una especie de tendencia: ¿qué piensa Francia al respecto? ¿Qué nos dicen los pensadores franceses? No es que nosotros hayamos querido congraciarnos en el texto con los franceses, es que era una evidencia. Desde el Caso Dreyfus el intelectual en el mundo mundial ha sido siempre un francés.

Gencomics: Bartolomé, en los últimos años te has centrado en tus colaboraciones con Cava o con Gabi Beltrán en Historias del Barrio. Siendo ambas tan diferentes, tienen en común que giran alrededor de la memoria, el recuerdo, los fantasmas del pasado. Te has convertido un poco en el dibujante de la memoria.

FH Cava: Pobrecillo.

Seguí: Quizá sí. Lo único que puedo decir en ese sentido es que quiero seguir trabajando en este medio y por supuesto con obras que piense que tienen un interés, que estén bien construidas y que puedan interesar a un público quizá no identificado de una manera muy concreta con lo que sería el mundo del cómic sino a nivel general con lo que es una obra adulta como las que se pueden encontrar en cine o literatura, y en ese sentido últimamente sí que estoy optando por una serie de obras que tienen eso. En el caso de Gabi son unas historias personales…

FH Cava: Creo que las tendría que dibujar él, que a Gabi le echamos de menos.

Seguí: Como autor de cómics tenía la certeza de que se trata de un medio colectivo, como pasa con el cine donde hay un director, un guionista, un director de fotografía; pero en España por el tema de la crisis nos hemos visto abocados, y bastante bien ha ido en según qué casos, a optar por que el mismo dibujante sea a su vez el escritor de la obra. Mi voluntad es hacer obras que pienso que en estos momentos no tengo la capacidad de escribir, ni tampoco la voluntad ni la necesidad, y optar por profesionales de la escritura que creo que tienen algo que contar.

historias del barrio

Gencomics: Cambiaste de estilo de dibujo al iniciar tu colaboración con Cava.

Seguí: Bueno, digamos que con Las serpientes ciegas hubo ahí como un cambio de estilo del registro anterior que tenía con las historias que había hecho en El Víbora, pero también es verdad que desde el principio siempre he tenido una facilidad para ir moviéndome de un estilo a otro, también bajo la dirección de Felipe en la revista Madriz, al mismo tiempo que en Cairo o en El Jueves. No he tenido nunca problema en cambiar de registro según lo que necesitaba la historia.

La serpientes ciegas

Gencomics: Las serpientes ciegas, Hágase el caos y Las oscuras manos del olvido, que habéis tenido la suerte de que aquí se editen todos respetando el mismo formato, tienen una unidad muy evidente. Forman un tríptico.

FH Cava: Sí, aunque en una de estas acaba siendo una tetralogía. Desde el principio hablamos de una especie de tríptico que arrancaría siempre con un personaje al que nos encontramos y al que acompañamos sin saber muy bien hacia dónde vamos, y esta circunstancia se ha dado en los tres. Creo que lo llegamos a decir en alguna entrevista, que serían tres historias con una génesis muy similar. Lo que no sé es si habrá más o se acaba aquí.

el cubri

Gencomics: Yo sí acabo ya. Una última pregunta. Felipe, desde un punto de vista de vanguardismo gráfico estuviste en Madriz, antes mencionada por Bartolomé, y en lo temático has sido pionero en tocar temas como la Guerra Civil o la República. Sé que eres crítico con el concepto de novela gráfica, y no voy a ir por ahí, pero tú que llevas muchos años haciendo cómic supongo que te das cuenta de que algo ha cambiado, las temáticas que se han ido tocando son más adultas y complejas ¿Te sientes ahora más acompañado?

FH Cava: Yo siempre me he sentido solo. Te explico, y no nos vamos a detener en porqué odio el concepto ese de novela gráfica…

Gencomics: No es mi pregunta.

FH Cava: Lo sé, pero bueno. Siempre he trabajado para un público adulto, desde la época de El Cubri. Uno mira el álbum El que parte y reparte se queda con la mejor parte, editado en 1975 pero reuniendo trabajos algunos ya del año 1972, y yo creo que eso estaba hecho para adultos. De hecho se publicó en la editorial Fundamentos como una cosa rara para adultos. Siempre me he sentido un poco solo en el sentido de que cuando yo hacía cómic, o tebeo o historieta antifranquista, al principio incluso con Franco vivo, nadie hacia eso. Luego, cuando empezó todo el proceso de la Transición hacia la democracia, había cosas que quería contar y que me parecían importantes porque estaban relacionadas con la desmemoria que habíamos vivido, y recuerdo que muchos compañeros y gente que quiero un montón, como Gallardo y otros, me decían: “ya está el pesado éste siempre con la guerra y con la República” y no encontraba más que obstáculos para poder hablar de todos esos asuntos, por lo cual seguía estando a contrapelo. Cuando llegó la época de Zapatero y, digamos, todo el apogeo de la memoria histórica y la recuperación, yo, que había estado siempre en esa historia y sobre la que habría que contar mucho porque hay muchos lugares comunes, porque hay gente que considera, y esto te lo digo en plan de completa confianza, que con anterioridad a Zapatero el PP dinamitó todo ese asunto de la memoria histórica, y te puedo decir como participe en la gestión del gran homenaje a las Brigadas Internacionales que se hizo aquí, que he visto a organizaciones de recuperación de la memoria muy bien subvencionadas por Esperanza Aguirre como ministra de Cultura. Es todo muy complicado. Lo que quiero decir, sin enrollarme mucho, es que la gente empezó con esto de la Guerra, la República, la Revolución de Asturias, a mi entender de una forma a veces muy descompensada, con gente que en ocasiones me quedo un poco avergonzado por el escaso bagaje informativo que manejan para abordar eso. Así que volviendo a la pregunta de si me siento más acompañado porque ahora están todos de repente explicando “mi padre o mi abuelo fue víctima de”… pues no, no me siento más acompañado, porque por esa vía ya pasé y lo hice bastante en solitario y desde luego no en loor de multitudes como parece que ahora se lleva. Entonces me dije: pues hablaré de otras cosas, hablaremos de ETA, que de todas formas acabará poniéndose de moda, pero quiero creer que en nuestra forma de acercarnos no se vea que hay oportunismo.

Gencómics: Pero sí de una forma que puede ser polémica.

FH Cava: Pues si hay polémica, bienvenida sea.

oscuras manos del olvido 08

4 thoughts on “Entrevista: Cava y Seguí, ETA y Las oscuras manos del olvido

  1. Pingback: Abril 2014 | Asociados ACDCómic

  2. Pingback: Las oscuras manos del olvido | Salud y tebeos

  3. Pingback: Hagan sus apuestas: un vistazo a los nominados del Saló de Barcelona. - GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *