Estación Espacial Deseo – Madres locas, hermanas chonis y sexo en el espacio por Ralf König

No he leído todas las obras de Ralf König, en realidad solo unas pocas de una larga lista de obras (algunas de ellas incluso adaptadas al cine), pero las que he leído, como su trilogía dedicada a la religión, nos muestran como es el autor y que le gusta transmitir en sus obras. Ya lance críticas hacia la sociedad, la religión o solo nos muestre pasajes de la vida cotidiana de personas “normales”, todo lo hace para divertirse y divertir al lector. Jamás te aburrirás con una obra de Ralf König, ya sea por su forma de demostrarnos que las personas normales no existen, que la gente está muy loca y que la vida, por muchas cosas malas que puedan ocurrirte, puede ser muy cachonda.

ralf konig

En ‘Estación Espacial Deseo‘ tenemos una nueva historia de Konrad y Paul quienes tendrán que sufrir a dos madres locas salidas de la mente de Almodovar. Por una parte Paul intenta acabar su nueva novela de ciencia-ficción, con astronautas salidos y una diva robot con extrañas curiosidades sobre la anatomía humana, pero su madre le llama y le pide amablemente que vaya a visitar a su hermana quien estará apunto de parir. La extraña relación entre Paul y su hermana (con pincha de choni multioperada… una Belen Esteban de la vida) se complica cuando este conoce a su cuñado quien tiene la extraña habilidad de provocar en Paul que su sangre no pase de cintura para arriba. Por otro lado Konrad, la pareja de Paul, también se enfrentará a la madre loca de uno de sus alumnos de piano que quiere invitarle a cenar para hacerle extrañas e indecentes proposiciones.

Mientras leía este cómic no podía dejar de sonreír ya que hacía tiempo que no encontraba un cómic con una calidad tan buena y que además estuviera centrado sobretodo en hacer reír y pasar un muy buen rato al lector.La vida de Konrad y Paul no tiene desperdicio ninguno ya sea por su propia y extraña relación de pareja abierta, siendo estos dos personajes tan diferentes como la noche y el día, y que la manía de Paul de desear a hombres de accesibilidad (y orientación sexual) muy dudosa les llevan a vivir constantes y muy bizarras anécdotas. Los fans de Ralf König están de enhorabuena ya que el autor después de todos sus años de carrera y todas sus obras a sus espaldas no solo no ha bajado el nivel sino que o lo mantiene o se supera. Para los que no hayáis leído nada del mismo no os perderéis para nada, como mucho lo peor que os puede pasar es quedaros con las ganas de leer las anteriores historias de estos personajes.

, , Cómic europeo, Reseñas de europeo

Sobre Sebas

Leo cómics, luego existo y más tarde los comento por aquí. Una buena aventura con superhéroes, una novela gráfica profunda, un manga de adolescentes que salvan el mundo a base de ostias... ¡Hay que leer de todo en esta vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *