Kick-Ass 2: Por un puñado de dólares

¿Qué hacer cuando tienes un éxito inesperado que incluso se convierte en película? Pues depende de quién seas. Si eres Mark Millar, escribes una secuela y prometes una más por lo menos, así se podrán hacer más películas de ellas y se venderán más cómics. Sin embargo, si eres un autor con criterio, puede que pienses que no hace falta estirar las cosas cuando no hay necesidad ni ideas. Puede, es posible que el dinero, la fama y el éxito te nublen ese criterio y termines haciendo algo que no tiene mucha razón de ser, como Kick-Ass 2.

Empecemos por lo básico, lo útil, para lo que estamos aquí. Si te gustó muchísimo la miniserie original, te gustará su secuela. Menos, pero te gustará. Si te pareció correcta y un entretenimiento válido, las cosas pueden ponerse peores. Y es que, no nos engañemos, Kick-Ass era lo que era, Mark Millar en modo automático, cínico, violento en un “miracómomola” continuo, pero tenía sus ideas, sus momentos. La violencia era tan exagerada que podía llegar a ser divertida y, aunque la idea de superhéroes en el mundo real no sólo no es original, sino que es algo que ocurre de verdad sobre todo en los Estados Unidos, tenía algunas variaciones en el enfoque curiosas. Y, encima, si bien tampoco es que tuviera una caracterización de los protagonistas notable (no en el sentido de la calidad, sino en el de que fuera algo que se pudiera observar), por lo menos había un arco claro para los personajes y se mantenía fiel a su espíritu hasta el final (cosa que la película no hacía). Pero esta segunda parte (de, por lo menos, tres), no tiene ni eso.

Para empezar, toda la frescura que tenía la original, se ve diluida aquí, algo que es muy dañino y que la hacen aún más carne del clásico “si te he leído no me acuerdo”. Y, para seguir, si bien en muchos conceptos este nuevo tomo nos presenta la evolución lógica de los originales, esta evolución termina siendo en detrimento de la propia historia y de su cacareado y supuesto realismo. La mayoría de lo que ocurre en este cómic es aún más increíble que lo que ocurre en el anterior pero, sobre todo, importa menos y es más aún exagerado, necesitado de atención, cruel y cínico sin motivo.

Y es que, como decía, esta historia falla a prácticamente todos los niveles posibles: la caracterización de los protagonistas es bastante cuestionable pero es que la de los secundarios está prácticamente ausente; no existe un arco, una evolución, casi ni una historia, sólo 7 números que llevan lentamente a un final que se anuncia en el primer número y que es, siendo generosos, decepcionante (por no mencionar el poco sentido que tiene en el contexto de un supuesto mundo real) y, encima, con poco de conclusión como tal; la violencia y la crueldad son aún más innecesarias que en el original (de hecho, en aquel a veces tenía un cierto sentido), hasta extremos en los que uno no puede imaginar qué será lo próximo que hará Millar sólo para llamar la atención; varios personajes que tenían un sentido e importancia en la historia original son usados aquí como peleles y, los propios protagonistas, parecen hojas arrastradas por el viento de la historia hasta que se deciden a copiar lo que hicieron en el pasado.

Realmente la lista de defectos del guión es muy extensa y grave pero soy consciente de una cosa y la acepto (no sin desesperación): este tomo va a gustar a mucha gente. Lo defenderán como realista, rompedor y valiente, y lo definirán como el nuevo estándar por el que se guiarán los cómics en esta década (o, más bien, lo hicieron con la miniserie original). O dirán que es un divertimento exagerado, sin pretensiones, lleno de cinismo y comentario sobre temas sociales y del propio mundo de los cómics. Pero no es ninguna de las dos: es Millar tratando de capitalizar sus aciertos de la historia original e intentando crear una trilogía cinematográfica que le haga rico.

Por si fuera poco, el dibujo de John Romita Jr. parece aún peor que de costumbre y sé que recibirá un tratamiento similar al del guión. Aquí yo os diré que, como el guión de Millar, el dibujo tiene buenos momentos engañosos, que si miras con atención, demuestran muchas veces una falta de interés y esfuerzo notables. Romita Jr. solía ser un dibujante sólido, buen narrador y de lo más adecuado para el cómic de superhérores pero, con el paso de los años, ha dejado la herencia de lado y se ha abandonado al mundo del bloque y los rostros horribles (a veces no sabes si las caras son así porque les han dado una paliza o no). Es cierto que aún mantiene unas buenas habilidades narrativas casi siempre, e incluso se puede decir que ilustra la violencia que el guión requiere de manera eficaz, pero no hace ninguna de estas cosas de manera elegante o constante y el aspecto artístico camina con lo desagradable siempre de la mano (y no siempre por culpa del guión). Ah, y los diseños y trajes nuevos, esto supongo que es aún más cuestión de gustos, personalmente me parecen desacertados en casi todos los casos, mezclando diseños que no tienen cabida en el mundo real con diseños sosos que no tiene excusa por el ángulo “realista” de la historia.

El resumen está claro: para mí este cómic es una tomadura de pelo pero, es complicado que esta vaya a ser la visión más abundante. Eso sí, si después de leerme detectáis que algo no os termina de encajar en la nueva obra de Millar, manteneros lejos de este clásico regalo de chavales de 20 años para sus primos de 15: un cómic que compra alguien para parecer “guay” ante alguien más joven e impresionable, y que lo hace sólo porque tiene pinta de ser violento y “molón”. Para algo mejor de Millar, echad un vistazo al reciente Superior.

Kick-Ass 2. Panini. Libro en tapa dura. 200 páginas. 19,95€.

8 thoughts on “Kick-Ass 2: Por un puñado de dólares

  1. Sí, muerte por éxito, sin duda. Segundas partes… a veces fueron buenas… A veces fueron mejores, pero hay que tener mucho cuidado con ellas y, sobre todo, ver si son necesarias. No es el caso.

  2. Pufff, pues tiene mala pinta. A mi el Kick Ass me pareció correcto, y de lo último de Millar Némesis me gustó, sin volverme loco, y Superior me ha parecido muy simple y regular (la parte en la que juega al baloncesto sentí vergüenza ajena). Por tanto, creo que no me recomiendas que me pille este Kick Ass, verdad?
    Un saludo, y muy buen artículo

    • En cuanto al primer KA, pienso lo mismo que tú, pero a mí no me gustó Nemesis y creo que me convenció Superior más que a ti (aunque lo que mencionas, no me extraña que te diera vergüenza), pero aún así, no, no te la recomiendo. Hasta Nemesis es mejor haciendo lo gratuito y molón porque sí, ya que estamos.

  3. Pingback: Los cómics más vendidos en España en Octubre 2012 » GenComics

  4. Pingback: Top Ventas Noviembre 2012

  5. Pingback: Kick-Ass 2, machaca con su tráiler "Red Band" » GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *