La muerte de Lobezno, el último despropósito de una larga cadena

Como podéis ver en el avance del plan editorial para los X-Men de Panini durante 2015, el tema estrella durante los primeros meses será la muerte de Lobezno, uno de sus personajes franquicia. Este tema ha sido tratado por Marvel de la manera más antipática posible: con miles de páginas alrededor de una anécdota, con secuelas, ramificaciones y lanzamientos especiales sin más propósito que esquilmar bolsillos y, por supuesto, destripando el final de la historia con meses de antelación. Y me atrevo a vaticinar que terminará como suelen acabar estas cosas: con la resurrección del protagonista y la gran decepción del lector que se lo creyó (alguno habrá)

Cuenta atrás

Para ilustrar mi argumento, voy a haceros una pequeña selección de diez “muertes” de personajes principales producidas en Marvel y DC y cómo acabaron con el inevitable retorno del protagonista

Muerte Jean

Jean Grey

El problema de Jean Grey fue nacer en una época en que los supergrupos los formaban estereotipos: “el líder”, “el fortachón”, “el gracioso”… y “la chica”. Que el problema no era tanto que solo hubiera una como que “ser la chica” era todo el desarrollo que los guionistas le dieron a la pobre muchacha durante años. Esto cambió a finales de los 70, pero como parte del proceso para que los lectores se tomaran el personaje en serio le aumentaron los poderes, y además… er… le aumentaron los poderes. Así hasta que terminó loca y reventando planetas. Su muerte en 1980 por orden de Jim Shooter fue casi una eutanasia

En 1985 Marvel quiso reunir a La Patrulla-X original en una nueva cabecera. Tenían el problema de que uno de sus integrantes (“la chica”) estaba muerta, pero no era nada que un pequeño tirabuzón de guión no arreglara: en realidad la Jean Grey original estaba en animación suspendida, la que había muerto era una doble. Quiero destacar que su resurrección no se debió al carisma del personaje ni a que hordas de lectores pidieran su vuelta, sino por simple completismo

Muerte Supergirl

Supergirl

Supergirl existe por el propósito de DC Comics de acaparar todos los nombres empezados con “Super” que pudieran, para que otras empresas no pudieran publicar cómics con nombres como Supergirl, Superwoman o Superboy (también es el verdadero origen de Batwoman, Batgirl, Spider-Woman o She-Hulk). Tras el fracaso de la versión cinematográfica de la Doncella de Acero de 1984 DC decide que Superman molará mucho más si resulta ser el único-de-verdad-de-la-buena superviviente de Krypton, así que su prima Kara Zor-El es usada como carne de cañón en Crisis en Tierras Infinitas y muere heroicamente

Pero su recuerdo (al contrario que en el caso de Jean Grey) es poderoso, y poco después de su muerte John Byrne presenta a una nueva Supergirl en su etapa como autor completo de Superman. Una Supergirl no kryptoniana, pero con el mismo aspecto que la anterior gracias a que puede cambiar de forma. Este sucedáneo tampoco es suficiente y Peter David recupera a la prima del Hombre de Acero en 2003

Muerte Flash

Flash

Barry Allen fue creado en 1956 como una puesta al día del primer Flash (Jay Garrick) y su nacimiento se considera el pistoletazo de salida de la Edad de Plata de DC, así que en 1985 a la editorial le pareció simbólico matar al personaje para dar por cerrada esta etapa. Total, Barry Allen nunca tuvo mucho desarrollo como personaje y tenían a un relevo estupendo a mano con sus mismos poderes, su sobrino Wally West, así que Barry murió salvando la vida, el universo y todo lo demás

En 2009, tras más de dos décadas de los mejores cómics de Flash jamás escritos y con Wally totalmente asentado en el papel, a DC se le ocurrió traer de vuelta a Barry Allen como Flash principal. Una operación que no se entiende ni apelando a la nostalgia, porque 1) los lectores menores de treinta años no habían leído a Barry, 2) incluso los lectores mayores que sí habían leído a Barry preferían a Wally y 3) echaba por tierra definitivamente todo el concepto de “legado” que DC llevaba años vendiendo en su línea cronológica

Muerte Robin

Robin

En la muerte de Jason Todd se unen dos factores. El primero es que el Robin original, Dick Grayson, había crecido y renunciado al papel, y los editores de DC crearon a su sustituto Jason como una fotocopia cutre que nunca llegó a conectar con los lectores. El segundo es que una parte de esos lectores rechazaba el propio concepto de Robin: consideraban que un señor en paños menores rondando por los tejados era más “adulto” que el mismo señor acompañado de un niño. Así que los editores de Batman organizaron una votación telefónica y las llamadas decidieron que el Joker asesinara a Jason

Como en el caso de Supergirl, su resurrección vino en dos partes. Pocos meses después DC Comics tuvo que empezar a pensar en la creación de un nuevo Robin (forzada por el peso del icono… y el de la mercadotecnia), ahora llamado Tim Drake, pero esforzándose esta vez en hacerlo simpático a los lectores. Y en 2002 el que volvió fue el propio Jason Todd, resucitado por un cambio en la realidad (literalmente; esto pasa en DC muy a menudo)

Muerte Superman

Superman

El tema de Robin fue la primera vez que la muerte de un personaje llegó a los medios generalistas y DC le cogió el gusto a lo de los cinco minutos de fama, así que difundieron a gusto la muerte de Superman en 1992. Y los medios (debido a que se tragaron que era definitiva y no una línea argumental y, sobre todo, a la falta de noticias reales en verano), estuvieron encantados de darle bombo

Por supuesto, Superman volvio en 1993 tras una pequeña etapa de interinidad con cuatro sustitutos. Ni siquiera llegaron a cancelar sus series

Muerte Hal Jordan

Green Lantern

La muerte de Superman (y lo de dejar paralítico a Batman, pero esa es otra historia) les funcionó tan bien en ventas que los editores de DC decidieron aplicar la fórmula del “tratamiento de shock” todo lo que fuera posible. Así que en 1993 Hal Jordan enloqueció, asesinó a sus compañeros Green Lanterns y fue sustituido por un nuevo portador del anillo llamado Kyle Rayner. Jordan acabaría muriendo y redimiéndose parcialmente en 1996, durante La Noche Final

Pero ya hemos visto que los muertos en los universos superheroicos tienen poco descanso, y su retorno (aunque no su resurrección) tuvo lugar en 1999, asumiendo el rol del Espectro. No es hasta 2005 cuando se produce el definitivo borrón y cuenta nueva, y un Hal Jordan vivito y coleando reasume su rol de Green Lantern

Muerte Green Arrow

Green Arrow

Los noventa fueron unos tiempos oscuros y tumultuosos para los lectores de tebeos. En 1995 Oliver Queen sería el que moriría en una explosión y acabaría siendo sustituido por su hijo secreto Connor Hawke. El cambio no cuajaría y su colección apenas aguantaría tres años abierta

La causa de su resurrección (esta vez literal, incluso hubo que ir al cielo a buscarlo) tiene nombre y apellidos: Kevin Smith. El cineasta, que en 2001 estaba en la cúspide de su popularidad, fue el responsable de devolver a la vida y a la continuidad a “su” Green Arrow

Muerte Iron Man

Iron Man

También en 1995 pero cambiando de editorial Tony Stark sería el centro de un espantoso evento llamado La Encrucijada, traicionando a Los Vengadores y asesinando a varios de sus miembros primero y pereciendo él mismo al final. Para sustituirlo tanto en papel de Iron Man como en el protagonismo de su serie regular, las cabezas pensantes pusieron a un Tony adolescente extraído del pasado

Esta peculiar etapa duró menos de un año, primero interrumpida por la etapa Heroes Reborn (que, fuera de continuidad, volvía a contar con un Tony Stark adulto) y después finalmente olvidada con una excusa increíblemente cercana a “es magia”

Muerte Capitán

Capitán América

Ya nos vamos acercando en el tiempo a la actualidad. Estamos en 2007 y Steve Rogers es abatido a balazos como último acto del megaevento Civil War y todos los medios de comunicación se hacen eco, logrando un impacto como no se veía desde la muerte de Superman (¿a nadie se le ocurrió sumar dos y dos y pensar que esta vez tampoco sería definitiva?). El que asumió el traje y escudo del abanderado (como estamos viendo, otra constante de estas muertes es tener siempre un sustituto a mano) fue Bucky Barnes, el Soldado de Invierno, en una jugada que algunos fans especulan que se repita en la gran pantalla

El Capitán América original volvió a la vida en 2009 en una confusa historia que tenía como excusa viajes interdimensionales y/o a través del tiempo. O algo así pasaba. ¿Quién se acuerda?

Muerte Batman

Batman

Estamos en 2008, durante la larga etapa de guionista de Grant Morrison. Un largo arco llamado Batman RIP acaba con la muerte del protagonista de la serie en una explosión en un helicóptero. La desconcertante sorpresa llega cuando Batman entra en la Batcueva tras sobrevivir a la explosión, para inmediatamente volver a morir, esta vez en Final Crisis (otra serie de la que se ocupaba Morrison en paralelo) a manos de Darkseid. Su sustituto bajo la capucha fue Dick Grayson, el promer Robin

En 2010 el propio guionista escocés trajo de vuelta a Bruce Wayne en un largo viaje a través de las eras, tan confuso como el del Capitán América el año anterior

Cuanta adelante

En definitiva

Todas las historias anteriores difieren en algunas cosas: muerte planificada con fecha de caducidad o pensada como definitiva, decisión creativa o editorial, Marvel o DC, historias de calidad o bodrios; pero el final es siempre el mismo: los personajes siempre vuelven. Como volverá Lobezno, tarde o temprano. Disfrutad del viaje (al menos de la parte de los tebeos que merezcan la pena), pero que no os vendan la moto

4 thoughts on “La muerte de Lobezno, el último despropósito de una larga cadena

  1. Pingback: La muerte de Lobezno, el último despropósito de una larga cadena

  2. Pingback: #9 – So say we all!! | Das Interwebs!!

  3. Buen artículo. Hay muchísimos más ejemplos, claro: Tía May, la Antorcha Humana, Wonder Man, Charles Xavier, Coloso, etc etc etc. Incluso villanos de tercera como Mirage han resucitado VARIAS VECES (!!!!) (motivo de burla en Superior Foes of Spider-Man). Está claro que las resurrecciones son un elemento definitorio del cómic de superhéroes, a estas alturas, y no algo accidental; o se toma o se deja a la hora de leerlos. Por eso gusta tanto por ejemplo The Walking Dead: quien muere ahí, se queda muerto para siempre, y la sensación de peligro está siempre presente.

  4. Pingback: Mi Top 10 en la blogosfera | jonayantonblog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *