Marvel Now: Indestructible Hulk

El coloso esmeralda también ha sufrido el “tratamiento now” así que, una vez más, comienza una nueva etapa para esta versión comiquera del clásico dúo Jekyll/Hyde: Indestructible Hulk. ¿Será una etapa más larga que la anterior? ¿Conseguirá Mark Waid hacer lo que ha hecho recientemente con Daredevil y hacer vivir al personaje una nueva era dorada (a parte de seguir con su personal “relanzamiento”)? Con un único número es complicado decirlo, pero vamos a ver qué nos trae la marea.

Anteriormente…

Tras una larga, y para mí la mejor últimamente, etapa de más de 50 números a cargo de Greg Pak (con cambio de nombre de la colección incluido) y los 25 números de Jeph Loeb en la colección hermana, llegó el momento del siguiente relanzamiento del personaje. El elegido para la tarea, fue Jason Aaron, un guionista de lo más interesante siempre. ¿El problema? Que, bueno, la etapa terminó siendo breve (15 números) y un poco intrascendente. Y es que el volumen 4 americano de nuestra Masa, que tenía como premisa un enfrentamiento entre Hulk y Bruce Banner, que habían sido separados (una vez más), no terminó de brillar y pasó bastante desapercibido. Ojo, que no acabó siendo una mala etapa, fue divertida (casi siempre) y Aaron aprovechó para llevar las cosas un poco más a su terreno de locura, superciencia y acción, pero como trabajo con el personaje, resultó no tener demasiadas: la separación, orquestada por el Doctor Muerte, se deshace al final de la etapa y lo deja todo como al comienzo… Exceptuando que de manera explícita, Banner ha terminado aceptando por completo que Hulk está ahí para quedarse hasta el final, y que eso no tiene por qué ser malo.

 Los autores

En esta nueva etapa de la colección, el responsable principal es Mark Waid. Waid lleva trabajando desde mediados de los 80 en el mundo de los cómics y sin duda es uno de esos autores que siempre asociaba con un culto al pasado, con trabajos retro que bebían de etapas pertenecientes a anteriores historias Con muchísimo trabajo en DC y mucho en Marvel, a mediados de los 90, desde 2009 estaba especialmente centrado en sus trabajos de creación propia para Boom! Studios, donde desarrolló una labor reconocida que pareció llenarlo de nuevas energías, ya que llegó a Daredevil (aunque nunca había dejado Marvel, por su trabajo en Spiderman desde Un día más) con un aire fresco, como si se hubiera reinventado a sí mismo. Ha sido en esa colección donde, el último año ha llamado mucho la atención, escribiendo una de las series más aclamadas de la compañía y dando nuevos aires al personaje de Matt Murdock. Ahora, llega a Hulk intentando aplicarle esa misma energía, aunque en esta ocasión cuenta con una serie genial reciente a sus espaldas con la que compararla.

Al dibujo tenemos a Leinil Francis Yu, un filipino que debutó en el mundo del cómic a finales de los 90, en la propia Marvel, con su trabajo en Lobezno (22 números entre el 97 y el 99) y que desde entonces no ha dejado de trabajar en la Casa de las Ideas, aunque no se ha caracterizado nunca por estar durante largas temporadas a los mandos del arte de ninguna serie (donde más tiempo le hemos visto ha sido en Nuevos Vengadores, donde ha dibujado 12 números y un pico… o en DC, donde junto al propio Waid se hizo cargo de Superman: Legado durante los 12 números que duró). Eso sí, os comento que parece que ya en el número 6 de la colección, el dibujante será Walter Simonson… aunque no se sabe si reemplazando a Yu o sólo dándole un descanso.

La nueva dirección

En Indestructible Hulk seguimos con la serie donde termina la anterior etapa, Waid nos presenta a un Banner “a gusto” con su condición crónica (eso a lo que llamamos Hulk) y harto de perder tiempo, que podría estar usando en hacer del mundo un lugar mejor gracias a su intelecto, huyendo y peleando, así que se propone trabajar para SHIELD, donde podrán aprovechar el potencial de Hulk para misiones más físicas mientras él intenta actuar como un científico.

Parece ser que la etapa nos plantea al dúo Banner/Hulk funcionando en armonía y metiéndose en diferentes situaciones, pero siempre con una meta común, el bien de la humanidad, dejando de lado las persecuciones gubernamentales y las peleas con otros héroes (por eso esperamos que la portada del número 2, que nos muestra a Iron Man no vaya mucho por ahí, porque parece que iría en contra de la premisa de la serie).  Digamos que se podría decir que se parece un poco a la situación inicial con el Panteón en la etapa de Peter David, pero junto al gobierno y con las transformaciones de por medio. Bueno, eso y que esta vez es Banner el que toma la iniciativa y decide aproximarse a una organización en la que desarrollar sus actividades.

Primeras impresiones

Después de leer el primer número de la nueva etapa de Waid, tengo que decir que el resultado me ha parecido aceptable pero decepcionante. En parte es porque deja la sensación de que Waid cree haber inventado algo, y tampoco es que sea así. El número se termina dividiendo en una conversación y una escena de acción. La primera trata de definir la nueva situación de Banner y Hulk, y lo hace bien, pero quizá pasa demasiado tiempo en ello, como si fuera algo que nos fuera a resultar muy chocante. La escena de acción es de lo más común y carente de impacto del mundo, aunque, para los nuevos lectores, define bien el nivel de poder del personaje.

Y es que esa es la dualidad del número. Por un lado, establece la premisa perfectamente, tanto para un nuevo lector como para alguien que lleve tiempo en los cómics (y, en parte, se puede hasta decir que resulta una premisa de lo más conciliadora con el mundo cinematográfico de Marvel, lo cual es una ventaja que los jefazos no habrán pasado por alto), presenta al personaje bien y define cuáles son sus roles dentro de la colección. Por el otro, nada de lo que el cómic nos deja me resulta llamativo, excitante o que marque cuáles podrían ser los argumentos futuros: es un número demasiado expositivo y de presentación, especialmente para los lectores que no acaban del llegar a la colección, aunque termina resultando, eso sí, mucho mejor número “punto 1” de lo que muchos de aquellos números lo fueron.

El guión en sí  no tiene fallos graves pero pese a sus aciertos, aún me resulta algo mediocre y falla no aspirando a más (sino en el planteamiento, en la forma de presentarlo), algo que en Daredevil no ocurría porque el primer número de Waid te hacía sentir que de verdad estabas en una nueva etapa y todo, empezando por el tono, era diferente.

El dibujo de Leinil Yu resulta un poco de la misma manera. Nunca he sido especialmente fan de este dibujante, pero aquí está en su mejor versión y funciona bien en situaciones sin mucho movimiento, con algunas viñetas muy cuidadas, detallistas y brillantes, pero a veces sucumbe a sus peores vicios y el resultado es, igual que en el guión, aceptable.

Realmente necesito leer más para ver a qué nos vamos a enfrentar en esta etapa que, por ahora, no tiene pinta de tener grandes cosas planeadas.

(Indestructible) Hulk 10 – Contiene Indestructible Hulk 1 – 32 Páginas, 2,95€

Una opinión sobre “Marvel Now: Indestructible Hulk

  1. Pingback: Leyendo en pijama. Marzo 2013 » GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *