Nominados del Saló: La Mondaine, de Zidrou y Jordi Lafebre

mondaine 1

Este sensual y sangriento díptico en dos volumenes sobre la brigada antivicio parisina durante la ocupación alemana es uno de los títulos nominados al premio a la Mejor obra de autor español publicada en España el 2014.

La fructífera colaboración del guionista belga conocido como Zidrou con un cada vez más nutrido grupo de dibujantes españoles (Roger Ibáñez, Oriol, Man o Francis Porcel entre otros) tuvo como piedra angular el éxito de Lydie, emotiva y amable tragicomedia realizada junto a Jordi Lafebre sobre una mujer que tras la muerte de su pequeña hija decidía seguir viviendo como si esa tragedia no hubiera sucedido. Conscientes de que continuar por caminos de similar ternura podía encasillar al dibujante catalán, optaron por una historia protagonizada por la brigada policial popularmente conocida como la mondaine (“la mundana”), encargada de luchar contra el vicio y la prostitución en una ciudad tan promiscua como París.

mondaine 03

En su particular adaptación al gusto y formato franco-belga de algunos rasgos que distinguen lo que hoy conocemos como novela gráfica (historias cerradas en lugar de series de personaje, temáticas costumbristas), y pese a su evidente polivalencia argumental, Zidrou destaca por practicar con éxito el equilibrismo sin red sobre un foso de melosa sensibilidad. Aunque esa constante sigue presente, La Mondaine descubre facetas hasta ahora desconocidas en el guionista belga: una sensualidad perturbadora que incluye guiños a la zoofilia o la sodomía; el drama del colaboracionismo francés en el incipiente genocidio judío; la interesante ambigüedad con que muestra simpatía en un dudoso oficial alemán o la referencia a bombardeos británicos sobre París —que causaron víctimas civiles que la historia ya ha olvidado—.

 

mondaine04

Pese a su apariencia de cómic de temática histórica, la primera entrega destaca más bien por un costumbrismo con tendencia a la comedia coral, muy rica en personajes secundarios —como el inspector aficionado al ciclismo o el padre recluido en un manicomio—. Ese buen humor con que se describe el comportamiento licencioso de los policías, la vida de las prostitutas o determinados dramas familiares desaparece por completo en el segundo volumen, mucho más cruel y violento. La ocupación de la ciudad por las tropas alemanas desata el drama del holocausto mientras se abre un abismo emocional en el protagonista, un joven inspector cuya inicial mojigatería da paso a una personalidad atormentada, llena de fantasmas sexuales y familiares. Su comportamiento ante la sucesión de tragedias no será heroico ni ejemplar. Son estos detalles los que convierten La Mondaine en una de las obras más complejas y ambiciosas de Zidrou.

mondaine 2

Sería injusto no referirse al espectacular trabajo gráfico de Jordi Lafebre. Primero por el notable esfuerzo que supone la recreación de una ciudad como París en un momento histórico muy concreto. Segundo, por lo bien que se mueve evitando toda confusión en una obra tan generosa en su galería de personajes. Finalmente, por su delicado y eficaz tratamiento de la expresividad facial, cargada de emociones a menudo contenidas pero que lo dicen todo. El resultado es tan portentoso que debería convertir a Jordi en un autor apreciado por el mercado franco-belga.

Una opinión sobre “Nominados del Saló: La Mondaine, de Zidrou y Jordi Lafebre

  1. Pingback: Hagan sus apuestas: un vistazo a los nominados del Salón de Barcelona. - GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *