Panorama al detalle

Panorama

Pese a tener en medio todo un océano, Santiago García parece más hiperactivo y cercano que nunca por sus numerosos proyectos que van viendo a la luz. Si hace un par de meses y de la mano de Errata Naturae publicaba Supercomic, una antología de ensayos sobre novela gráfica contemporánea que llevaba al cómic un formato, el del libro colaborativo con varios autores, muy habitual en el análisis de otros medios (especialmente el cine), ahora luce hermoso en las librerías otro libro que, en cierta manera, forma un curioso dúo con el anterior. Hablamos de Panorama, editado por Astiberri.

Panorama: la novela gráfica española hoy es una antología de historietas cortas de una treintena de autores seleccionados y coordinados por Santiago García. La idea es sencilla: mostrar cuál es el estado de las cosas a nivel creativo y ofrecer un recorrido que puede ser útil para el aficionado. El resultado es espectacular. A nivel de mercado y economía la situación no será la idónea, pero a nivel de nombres propios la variedad y calidad salta a la vista. Como toda selección, incluye el elemento del gusto personal de quien la realiza, eso es inevitable, pero en parte también obedece a criterios objetivos. Aquí están los premios nacionales del cómic (y ya son unos cuántos), los nombres propios que hoy agitan nuestros tebeos y también las promesas y la juventud, sin olvidar criterios como la experimentación y el riesgo, pero dosificados con la suficiente sabiduría para que nunca lleguen a molestar al lector de gusto más tradicional. Otra de las ideas de fondo es que cada autor se muestre como es y en relación a su obra publicada, cosa que funciona en muchos casos, pero no siempre. Veamos pues cuáles son los contenidos de esta obra en muchos aspectos imprescindible por su ambición y significado.

Cómic adulto, de Juanjo Sáez. Una de las piezas ideológicas de Panorama puesta al principio casi por obligación (la otra es la de David Rubín que cierra el volumen). Juanjo, un autor con ventas importantes y numerosos lectores ajenos al mundillo, explica en dos páginas y con su inigualable estilo qué es la novela gráfica y el cómic de autor contemporáneo, y lo hace con el entusiasmo que requiere la materia.

panorama kim

La casa del sol naciente, de Antonio Altarriba y Kim. La presencia del dúo responsable de El Arte de volar, título clave de nuestra novela gráfica, era obligada y el resultado, que recrea un suceso real acaecido durante la gira francesa de los autores, una de las mejores historietas de Panorama.

Derretido, de Álvaro Ortiz. Cenizas fue una de las mejores novelas gráficas del año pasado, así que su autor es uno de los encargados de demostrar que hay cantera y relevo. Álvaro es fiel a su estilo con una historia original que aúna costumbrismo extraño con una muy sutil atmósfera fantástica.

panorama paco roca

Crónica de una crisis anunciada, de Paco Roca. Recuperada de las páginas de El País, donde fue publicada hace unos meses, el autor de Arrugas o El invierno del dibujante muestra cómo el cómic contemporáneo es un excelente medio para explicar la crisis actual, expresar indignación y arrojar esperanza.

Sócrates-Madrid, de Rayco Pulido. Brillante en lo gráfico, es una de las aportaciones que quizá se resienta de su condición de complemento de Nela, obra que no he leído (tampoco la Marianela de Galdós que adapta) pero que ya está entre mis lecturas inmediatas.

Martín Mínimo, de Fermín Solís. Aunque en la obra de Fermín hay un poco de todo, sus historietas autobiográficas de recuerdos de infancia nunca decepcionan. Nunca.

Chop Chop, de Alfonso Zapico. El más reciente premio nacional del cómic por Dublinés abandona el mundo de Joyce para regresar a su novela gráfica anterior, Café Budapest, mientras hace guiños a la situación social actual. Reconozco que no es una novela gráfica que me entusiasmara.

Curiosidades, Ciencia y Ficción de Juaco Vizuete. A Vizuete le tenía perdido desde El Resentido hasta que hace un par de años sacó El experimento, que me encantó y me hizo ver que tiene una vena muy afín a mis gustos. Una historieta en clave de no-ficción fantacientífica que mezcla la Señal WoW! y astronautas soviéticos que tienen encuentros con extraterrestres es imposible que no me guste. De mis preferidas (que son unas cuantas).

panorama prior

El experimento Nueva York, de Marcos Prior. Otra de mis preferidas, pero claro, es que yo soy fan de Marcos Prior. Y lo soy por historias como ésta, en la que mezcla declaraciones sobre el famoso apagón de Nueva York con la estrategia neoliberal frente a la crisis fiscal que padeció esa misma ciudad en idéntica fecha. ¡A tope con la subversión ideológica con formas pop!

Gunslinger, de Miguel Ángel Martín. 100% Miguel Ángel Martín (y por tanto excelente). Nadie como él para aplicar con frialdad un bisturí sobre la amoralidad de nuestra sociedad post-industrial. Sordidez futurista de un futuro que ya hace tiempo que habita entre nosotros.

Los guionistas nunca ligan, de Ramón Boldú. Hubiera sido imperdonable que Boldú no estuviera en Panorama, al fin y al cabo se trata de uno de los pioneros de nuestra novela gráfica autobiográfica. Para la ocasión regeresa a ese filón inagotable de anécdotas del destape que fue su etapa como director de arte de la mítica revista Lib.

Matemáticas, de Gabi Beltrán y Bartolomé Seguí. Adelanto de una de las historietas que formará parte de la esperada continuación de Historias del Barrio, en las que Gabi Beltran explica su adolescencia marcada por el Barrio Chino de Mallorca. Peleas de pandillas en la España quinqui de los 80 sin ningún ánimo de mítica, sólo realidad.

Mental, de David Sánchez. ¿Comedia de enredos entre telépatas de mundos y dimensiones diferentes? Bueno, eso en manos de David Sánchez siempre es una garantía gracias a ese estilo inquietante que ha sabido construirse y que nos conecta mentalmente con malsanos espacios de la imaginación.

panorama pere joan

Arizona Stratocaster, de Pere Joan. Recuerdo lo mucho que me gustaba Pere Joan cuando lo leía en Cairo. Han pasado muchos años pero me sigue gustando igual. Para Panorama entrega una curiosa historia que remite al cruce de carreteras que forjó el blues de manera muy original, sí señor.

La visita, de Mireia Pérez. Mujeres del futuro y mujeres primitivas no deberían entrar en contacto, pero eso explícaselo a Mireia, que saca emociones más o menos entrañables de una regla no escrita sobre los viajes en el tiempo y sus efectos si se produce ese contacto.

¡Vámonos a vivir al campo! –Me dijiste, de Clara-Tanit Arqué. Una de las historietas de corte gráfico más experimental, aunque no exenta de historia porque con esa ruptura explica muy bien la asfixia del día a día de una madre reciente que carga con el peso de la vida.

Una navidad en casa, de Miguel Gallardo. Uno de nuestros mejores maestros vuelve a su autobiográfica María y yo para explicar unas navidades en familia. Gallardo es bueno siempre, de eso no hay duda.

panorama max

Un sueño enigmático, de Max. Y lo mismo pasa con su compañero de El Víbora, Max, que es uno de nuestros imprescindibles; para la ocasión rescata una aventura onírica de Bardín que permanecía inédita por aquí.

Time in Time Out, de Micharmut. Panorama continua con los autores nacidos al amparo del comix underground de los 70 con el fascinante universo de Micharmut, muy poderoso y que requiere de nuestras mejores dotes lectoras. La obra de este valenciano es gozosa de mirar, pero también merece el esfuerzo de leerse.

Paranoia Prima, de Irkus M. Zebeiro. Muy curioso este salto propuesto en Panorama, pasa de uno de nuestros más veteranos autores experimentales a otro repleto de juventud y el único de los seleccionados cuya obra apenas conocía. Su aportación tiene mucho de historia fáustica sobre dibujantes y percibo rastros de Olivier Schrauwen, que no es un mal referente, no señor.

Llámalo X, de Santiago Valenzuela. La aportación de este otro premio nacional no podía ser otra que una pieza de su impresionante Capitán Torrezno, una saga a la que llegué tarde pero que me tuvo enganchado en especial por sus batallas e intrigas en tan original y diminuto universo. Como conozco la historia, la he disfrutado, pero me queda la duda de cómo puede ser recibida si no se conoce esta catedral de nuestro cómic.

panorama jose domingo

Número 2 ha sido asesinado, de José Domingo. Me gusta mucho el trabajo de este ganador de un premio del Saló por Las aventuras de un oficinista japonés, toda una proeza visual y narrativa. Para la ocasión, despliega ese dinámismo que tanto le distingue en una parodia sobre corporaciones anónimas tan divertida como llena de simbología de gesto y palabra.

panorama sergi puyol

Arrabiata, de Sergi Puyol. Autor muy vinculado al sello Apa Apa, siempre que le leo pienso que debo seguirle la pista con más empeño. Esta vez tampoco ha sido una excepción con esta historia sobre la rutina matrimonial sutil y áspera.

Turno de noche, de Gabriel Corbera. A Gabriel le conocía pero en su faceta de ilustrador. Publicado en el extranjero pero no aquí hasta ahora, su aportación está entre lo más experimental de Panorama, llena de tecnología ignota y vacío existencial.

Pasaje para Malta, de Carlos de Diego. Soy fan, que conste en acta. En la entrevista que publicamos Carlos afirmaba estar fascinado por el universo Ikea. Aquí tienen la prueba, con su humor absurdo, su dramatismo incómodo y, atención, sus homenajes a Shintaro Kago.

panorama alcázar

Equipaje, de Paco Alcázar. Uno de mis autores preferidos, capaz de hacerme llorar de risa con las cosas más inverosímiles. Aquí su miedo al cierre de El Jueves se expresa con el sano patetismo habitual.

Sueños, de Juan Berrio. Gran historieta, pardiez. Brillante como narración gráfica y con ese halo de romanticismo propio de su autor.

panorama rubín

La demolición, de David Rubín. Panorama se cierra con un brutal arrebato sobre el estado actual del cómic de superhéroes. Rubín es todo pasión y lo mejor es que vuelca ese espíritu en sus páginas.

Esta crónica estaría encompleta sin señalar la hermosa portada de Javier Olivares, el texto introductorio de Santiago García (que sembrará aún más dudas a quienes no acaban de entender su concepto de novela gráfica) y, dado que son todos los que están pero no están todos los que son, una selección de 72 títulos reseñados con ánimo informativo por Alberto García y Gerardo Vilches.

En definitiva, toda antología adolece de irregularidad, pero ésta salva muy bien la cuestión porque no es que me gusten e interesen la mayoría de historias, es que son bastantes las que me gustan mucho. Y como recorrido panorámico del cómic de autor español contemporáneo es impagable… y esperanzador.

Una opinión sobre “Panorama al detalle

  1. Pingback: Enjambre de autoras » GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *