Spidermen: cuando Peter encontró a Miles

En 2012 se cumplen cincuenta años del nacimiento del Hombre Araña, por lo que Marvel ha llevado a cabo diferentes iniciativas con las que celebrarlo. La primera en llegar a España, a una velocidad impresionante, es también una de las más interesantes, quizás incluso la más ambiciosa de todas. Me estoy refiriendo a Spidermen, la miniserie de cinco números que supone el primer crossover oficial entre el Universo Marvel de siempre y el Universo Ultimate, y en el que tiene lugar el encuentro entre Peter Parker, el Spiderman tradicional, y Miles Morales, el nuevo y recién estrenado trepamuros. Alucinante cómic como pocos, absolutamente recomendable y lectura de ésas que consigue que pases de la risa a la lágrima sin que te des cuenta, aquí abordamos sus líneas maestras.

Un crossover que nadie quería

La línea Ultimate arrancó hace ya nada menos que doce años. Fue entonces cuando su éxito fue mayor, atrajo la atención de todos y títulos como el Ultimate Spider-Man de Brian Michael Bendis y Mark Bagley, el Ultimate X-Men de Mark Millar y Adam Kubert o el Ultimates de Millar y Bryan Hitch rompieron la pana y se metieron en el bolsillo a todo el mundo. No había nadie que no quisiera leer aquellos tebeos atrevidos, que dejaban atrás el peso de cuatro décadas de continuidad y presentaban a Spidey, La Patrulla-X y Los Vengadores como si nunca hubieran existido, pero más molones que nunca. Entonces, Marvel evitó dos tentaciones. La primera, explotar la línea como si fuera una mina de oro y sacar veinte colecciones, lo que por fuerza la hubiera devaluado. Con buen criterio, decidieron mantenerla en muy pocos títulos. La segunda, llevar a cabo un cruce con el Universo Marvel clásico, que a buen seguro hubiera dado mucho dinero, pero que a los encargados del sello les parecía bastante innecesario y estéril. Como mucho, un encuentro de los personajes clásicos con los modernos no serviría sino para señalar que unos eran guays y los otros habían envejecido. Se desechó entonces la idea, e incluso Millar jugó con las espectativas de los lectores, cuando amagó con hacer el cruce en Ultimate Fantastic Four, cuando luego el mundo al que viajaron Los 4 Fantásticos resultó ser el de los Marvel Zombies.

Entonces, ¿qué ha cambiado?

Pues básicamente todo. La manera de hacer las cosas en el Universo Ultimate, con un lenguaje muy cinematográfico y espectacular y un acercamiento abierto a todo tipo de lectores, se acabó por trasladar al Universo Marvel de toda la vida, mientras que el Definitivo ha ido languideciendo, hasta que hace cosa de un año le dieron un buen barrido y fregado. Como consecuencia de ese relanzamiento, el Universo Ultimate ha cambiado de manera radical, lo que ha servido para hacerlo de nuevo interesante. Ya no es una versión modernizada de los personajes de siempre, sino que lo que hace es ir mucho más allá de donde jamás se atreverían en el clásico. Aquí Peter Parker ha sido asesinado y sustituido por un chaval negro de trece años llamado Miles Morales. Aquí, los mutantes son perseguidos por el gobieno y encerrados en campos de concentración. Aquí, Estados Unidos está al borde del colapso y los Ultimates no pueden hacer nada por impedirlo.

Aquí, en definitiva, las diferencias se han hecho abismales y ahora sí resulta interesante ese crossover, especialmente si empiezan por donde han empezado, que es por el caso de Spiderman, porque es la cabeza de lanza del renovado Universo Ultimate. Por decirlo de manera sencilla: Brian Michael Bendis y la dibujante Sara Pichelli han conseguido crear un nuevo Spiderman que merece la pena leer. Sus historias son frescas, divertidas, empatizas con el personaje y con lo que le pasa… El que sea hijo de un negro y una latina sirvió para llamar la atención de los medios y que saliera reflejado en todas partes, pero lo de verdad importante es que Miles Morales es un gran personaje muy humano cuyas aventuras se siguen con interés, más después de haber visto cómo su predecesor, Peter Parker, era asesinado por el Duende Verde. ¿Le ocurrirá lo mismo a Miles? ¿Hasta dónde llegará su camino como héroe? ¿En qué se parecerá y diferenciará de Peter? Bendis y Pichelli se toman las cosas con tiempo. Dejan que su chico se equivoque, meta la pata, aprenda y siga adelante, que se vaya relacionando poco a poco con otros héroes y descubra en toda su magnitud el legado de Peter Parker. De manera inteligente, se han ido sumando al reparto los secundarios de entonces, como tía May, Mary Jane o Gwen. Como lo fue el Ultimate Spiderman en su momento, el nuevo Ultimate Spiderman es todo un placer de lectura. En España, Panini lo publica conjuntamente con el resto de las series “Definitivas”, dentro del tomito mensual titulado Ultimate Marvel.

Planificando una cita imposible

Según ha contado Bendis en varias entrevistas, la idea de Spidermen vino de Joe Quesada, que ya no es Director Editorial de Marvel pero sigue teniendo una importante influencia en la toma de decisiones de la factoría, desde su cargo de Director Creativo. Lo más divertido es que fue el propio Quesada quien hace algunos años dijo que jamás realizarían un proyecto como éste. Para defender la contradicción, reinvindicaría en público su derecho a cambiar de opinión cuando cambiaran las circunstancias… Y al parecer las circunstancias habían cambiado tanto que ahora sí era apetecible llevar a cabo el cruce. Fuere como fuese, el caso es que el propio Bendis enseguida se convirtió en el más firme defensor del proyecto, al encontrarse con una historia a la que le veía un montón de posibilidades. Planificaría la historia a su gusto, convencería al editor de la línea, Marc Paniccia, de que se encargara de dibujarla Sara Pichelli, quien venía ya dibujando las historias de Miles Morales y que se tendría que ausentar por ello durante varios meses, incluso afirmaría en la presentación del cómic que Spidermen sería la historia del 50 aniversario de Spiderman “que de verdad importaría“, lo que irritaría profundamente a Dan Slott, el actual guionista del trepamuros, quien no obstante aparece en los agradecimientos de los créditos, suponemos que por haber echado una mano con la continuidad del Spidey clásico. Porque lo cierto es que…

El gran protagonista, Peter Parker

Lo primero que sorprende cuando te acercas a Spidermen es lo alucinantemente bien que está dibujado y la manera en la que han cuidado hasta el más mínimo detalle gráfico. Las portadas de Jimmy Cheung son preciosas, pero las cubiertas alternativas no se quedan atrás.

Dentro del tebeo, Sara Pichelli brilla más que nunca, con un Spiderman clásico muy espectacular, un poco en la línea de Stuart Immonen, y con unas escenas de balanceo por Nueva York que quitan el aliento, aunque donde sigue destacando Pichelli es en su capacidad para mostrar las emociones humanas. Y es que todas, del cariz que sean, están a flor de viñeta, si se nos permite la expresión. El único inconveniente que se le puede poner es que, después de haber visto cómo dibuja al Spiderman clásico, va a ser muy difícil que los fans aceptemos que regrese sin más al Universo Ultimate. Sara Pichelli se merece convertirse en la siguiente artista de Amazing Spider-Man, máxime cuando su sustituto en Ultimate Spider-Man, David Marquez, tiene un estilo tan similar al de ella y ha resultado toda una sorpresa agradable. En tiempos en los que en Marvel andan reorganizando los equipos creativos de casi todas las series, no sería nada sorprendente que finalmente Pichelli diera el gran salto.

Volviendo sobre la miniserie, lo que llama la atención de inmediato es la importancia que adquiere Peter Parker en la historia, dado que está contada desde su punto de vista en todo momento, por más que Miles tenga su importancia y probablemente vaya a brillar mucho en la conclusión de la historia. Lo que ocurre es que Bendis ha buscado que todo el mundo se identifique con lo que ocurre, y todo el mundo conoce a Peter Parker, mientras que podría haber alguien que no sabe gran cosa sobre Miles Morales. Por eso, al final el tema central de la aventura es qué ocurriría si viajas a un mundo muy similar al tuyo, pero donde existen algunas diferencias importantes, como que por ejemplo tú fueras un adolescente que también se convirtió en Spiderman pero al que el Duende Verde asesinó hace algunos meses. ¡Imagina el shock de Peter! Y ahora, imagina cómo se sentirían tía May, Mary Jane o Gwen si llegasen a saber de su existencia. ¿Y Miles? Ahora, habrá visto que, en otro mundo, Peter Parker sobrevivió para llegar a la vida adulta, por lo que quizás él también lo haga. Y tenemos a Nick Furia, el hombre que no pudo impedir la muerte de Peter. En cierta forma, es un crossover a tres bandas, porque también está presente en todo momento, a través del gigantesco peso que tiene su vacío sobre todos los protagonistas. Sin duda, esta historia hubiera sido imposible si antes Bendis no hubiera matado a su Peter.

Sentimiento sobre acción

De Spiderman siempre se ha dicho que cuando lo lees te resulta más interesante saber si se ligará a la chica o cómo escapará de tía May que ver su batalla contra el Doctor Octopus de turno. Aquí es más verdad que nunca. El villano, Mysterio, es una excusa para que se produzca la conexión entre los dos mundos, y se enfrentarán con él en unas cuantas batallas chulas, pero lo que de verdad interesa es la interacción del Spiderman tradicional con el Universo Ultimate, no sólo con Miles y los amigos y familiares de Peter, sino también con Furia, los Ultimates (hay una escena con Tony Stark que es sencillamente genial) o incluso con la arquitectura (bonito momento, cuando descubre el Triskelion). Hay que aclarar que, en el momento de escribir este artículo, falta por aparecer el último número en Estados Unidos, por lo que todavía no hemos llegado al final de la historia, pero sí se puede afirmar que cada número es mejor que el anterior y que quizás sea uno de los mejores trabajos que haya hecho jamás Bendis. Se empieza a oler que la importancia de Miles irá subiendo, quizás hasta que tengamos un “momento legado” en las páginas finales. Esto no es un spoiler, sino una especulación pura y dura.

La edición española

Panini lleva un tiempo acercando su edición a la americana, y primete que entre final de 2012 y comienzos de 2013 se quedarán a apenas tres meses. Mientras tan afirmación se convierte en realidad, este Spidermen ya cumple al respecto… Con matices. El primer número ha llegado a España a tan sólo tres meses de su salida en Estados Unidos, pero también es cierto que, en el primer mes, aparecieron dos episodios en USA, mientras que aquí sólo hemos tenido uno. Es un pequeño detalle, aunque muy significativo, porque Panini ha optado por la grapa sencilla de 24 páginas, a 1,95 €, en tiempos en los que no hay ningún problema en ofrecer grapas dobles e incluso triples. La razón es, tal vez, que este cómic merece disfrutarse poquito a poco, porque cada número es una auténtica joya, muy distinta a lo que suelen ser este tipo de encuentro entre personajes de diferentes universos y absolutamente recomendable, para fans de Miles Morales, pero sobre todo para fans de Peter Parker.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>