The Walking Dead 3×14: Presas

Bueno, ahora ya lo tengo, claro, hasta el último episodio me parece que no va a haber enfrentamiento. Eso es así. Han decidido tener una primera parte de temporada con un alto ritmo y una segunda parte dando pasos pequeños hacia un clímax que ya casi puedo asegurar que no va a merecer la pena. El problema está claro: han decidido alejarse por completo del cómic, lo cual ya he dicho varias veces que no es malo, pero se han olvidado de que esto sigue siendo una serie de televisión en demasiadas ocasiones. Ahora os cuento un par de cosas de por qué, pero que conste que el mayor problema de los episodios de este tramo no es que estos sean malos, sino que contextualmente son demasiados sin que llegue lo que la gente espera. Por si solos, no son demasiado problema, pero dentro de una historia y una temporada, acumulados uno detrás de otro, van haciendo mella en el espectador.

Y esta semana, vemos esto igual que muchas antes. Hoy tenemos la historia centrada en Woodbury, con poco más que un cameo de la cárcel (de Rick concretamente), poniendo a Andrea, el Gobernador y al grupo de Tyrese en el centro del desarrollo. Eso sí, el episodio comienza con un flashback del tiempo que Andrea y Michonne estuvieron juntas por su cuenta y no se me ocurre nada mejor que decir que: tarde y poco.

Cuando escribes una serie de televisión y tienes planes para usar a un personaje (o hacer que actúe de motivador, excusa o catalizador) en el tramo final de la temporada, tienes que haber pensado más en ello antes para darle a ese personaje la caracterización y dimensión necesaria. A estas alturas, hacer ese flashback es poco más que irrisorio: si lo hubieran hecho, y más largo e interesante, en la primera mitad de la temporada, todo hubiera quedado mejor. Mira que me quejé de Michonne en la primera tanda de capítulos, de lo poco que se estaba contando de ella… y resulta que encima tenían pensado darle más peso al personaje, e incluso hacer un flashback. Una pena que no lo hicieran entonces, y cosas como las de hace dos semanas además. Encima, dentro del episodio de hoy, no aporta nada, no tiene demasiado sentido o relación y resulta pobre.

Al final lo que resulta es que, en la mitad de tiempo, si llega, los personajes nuevos que aparecieron al final del último episodio antes del parón, tienen más personalidad que un personaje que lleva todo el año presente, y eso no puede ser. Bien por esos personajes, sí, porque así su aparición y profundización de hoy resulta más interesante, pero bueno, tampoco llega a mucho. Es algo, eso sí, hasta un poco de historia antes de conocerlos, aunque nos quedemos con la sensación de que la serie aún está en la posición de haber tomado partido por unos y no por otros, de que las cosas sean demasiado en blanco y negro (qué grandes chistes salen sin querer), y me gusta más cuando el espectador puede elegir con más dificultad quien quiere que sobreviva.

Andrea ha sido una piedra en el zapato de la serie este año, así que al llegar este episodio, nada termina de tener el impacto que debería teniendo a un personaje protagonista en su posición, no sólo al final del episodio (que uno casi acaba diciendo “pues vale, haz lo que quieras con ella”) donde llegamos a un punto al que el personaje debió de llegar mucho antes y sin tanta ayuda, sin que necesitara que le hicieran un esquema con flechas y cartelitos (“Y esto es lo que va a pasar… Y aquí es donde estás tú… Y…”), por decirlo de algún modo, , sino también en el resto del capítulo, incluida su escena de acecho en la oscuridad, que no es que maneje del todo mal la tensión, pero no hace un trabajo espectacular y, sobre todo, lejos de lo típico.

Quedan dos episodios para el final de temporada y me parece claro que el próximo lo vamos a pasar en la prisión para que todos los personajes tengan sus momentos antes del episodio final que, vaya, ya puede tener una confrontación llena de impacto literal y emocional, grandes sorpresas y cosas de interés con los personajes, porque sino sólo podremos caracterizar esta temporada de medio fracaso. Quien la ha planeado, no estará el año que viene, así que espero que el nuevo encargado tenga más claro que las temporadas hay que planearlas de principio a fin, no a por mitades, y tener claro qué es lo que gusta de la serie, qué es lo que queda mejor en la serie y qué es lo que hay que hacer con ella para que sea mejor, aunque eso no guste a muchos espectadores. Es decir, en el fondo, todo se trata de hacer un gran producto, sí, de vender, pero me gustaría pensar que hay sitio para las dos cosas.

En USA, The Walking Dead se emite en AMC. En España, la emiten FOX y La Sexta.

Una opinión sobre “The Walking Dead 3×14: Presas

  1. Totalmente de acuerdo. El flashback me dejó pensando "¿y esto a qué viene?", la habilidad del Gobernador para localizar a Andrea me dejó sospechando que tiene capacidades psíquicas (o que, entre otras cosas, en algún momento le metió un emisor), y su situación final fue un "¿Y para esto tanta vuelta?". Eso sí, todas las secuencias de la cacería son excelentes, y el crescendo de tensión está muy bien logrado. Tal vez demasiado bien, para el premio final. Estaba convencido que Andrea desaparecía de la serie este capítulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *