The Walking Dead 4×06: Viaje de vuelta

Muy buenas, ya estamos una vez más con The Walking Dead. Primero me disculpo por el retraso: a veces la vida se pone en medio de cosas más importantes. Pero, dicho eso, esta semana tenemos un cambio de ritmo importante para la temporada en un episodio que os dije la semana pasada que podía ser el más importante del año según cómo lidiara con ciertas cosas. Al final, ni tanto ni tan calvo, pero hay cosas que comentar. Al lío, que más vale tarde que nunca.

Por supuesto, lo primero que tenía al empezar este episodio era miedo por cómo iban a lidiar con el final del anterior capítulo… Pero los guionistas han decidido, en el fondo, dejar ese final de lado y, mediante un flashback, contarnos cómo se llega ahí, lo que no es una mala idea de primeras, si tienes la obligación de lidiar con cosas que sería mejor que no tuvieras que lidiar. Y dicho eso, y teniendo en cuenta el potencial para el fracaso que tiene todo esto, diría que la cosa sale más que decente y, en cierto modo, cerca de ciertas cosas de las que intenta esta temporada.

Eso sí, aún no se ha acabado, porque parece que el próximo episodio seguirá por la misma ruta, alejándonos de los personajes que hemos estado viendo en los primeros cinco episodios. Desconozco si esto tiene algo que ver con la nueva serie que están desarrollando para la misma cadena y que será un spin-off de ésta y están usando su popularidad para lanzar a nuevos personajes, o si por el contrario todo encajará perfectamente dentro de lo que es la temporada. Habrá que ver.

En cualquier caso, el episodio es bastante minimalista, tanto en cantidad de personajes como escenarios o, incluso, diálogo, lo cual encaja bien con el espíritu de este año y es un buen cambio de marcha para el protagonista absoluto del capítulo. Especialmente acertadas son las primeras escenas, que con muy poco dejan claras muchas cosas y ahorran espacio para que los personajes nuevos puedan tener suficiente tiempo en pantalla como para que los conozcamos y nos importen un mínimo. Eso es algo que están tratando de cuidar esta vez más que nunca, y yo creo que es la clave para poder crear buen drama y escenas con tensión real.

El resultado, es verdad, no es espectacular, pero resulta en un episodio sólido (aunque por momentos pelín aburrido) que parte de cimientos sobre los que es muy complicado construir teniendo en cuenta lo ocurrido el año pasado. Por un lado, sacan provecho al tema, y por lo que que vemos en el adelanto, la continuación de la historia continuará haciéndolo y construyendo sobre lo que ha empezado aquí. Por otro, habrá que esperar hasta el final de esta pequeña historia y ver dónde nos quieren llevar, porque básicamente ahí estará la clave para poder decir si han conseguido sacar oro de donde no lo había o sólo están puliendo algo que es de todo menos dorado.

P.D.: Aunque entiendo por qué, creo que no termina de transmitirse bien por qué los tres personajes nuevos abandonarían el lugar en el que estaban viviendo tranquilamente.

En USA, The Walking Dead se emite en AMC. En España, la emiten FOX y La Sexta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *