The Walking Dead 4×07: Huyendo hacia el pasado

Después del cambio de ritmo de la semana pasada con un episodio no demasiado espectacular pero que dependía de éste para dejarnos claro si estos episodios merecían la pena o no. Personalmente, creo que la respuesta es no. Ahora entro en detalles, pero desde luego, espero que Glen Mazzara esté contento, porque varias cosas de su final, pueden haber condenado a la temporada actual. Esperemos que no sin remedio.

Primero, empecemos por lo bueno, que no es mucho. Las secuencias de inicio este año me están gustando mucho. La de este episodio es un poco obvia en sus simbolismos, pero me parece igualmente efectiva y bien montada, así que reconozco que antes de los créditos, estaba aún contento con el episodio. Por otro lado, una cosa que sigo creyendo que hacen muy bien ahora mismo es caracterizar muy bien (aunque sea superficialmente) a personajes nuevos con un par de brochazos, dejándonos claras las cosas que tenemos que saber en poco tiempo, dejando la sensación de que todos son personas reales más que carne de cañón. Obviamente, no nos van a importar lo mismo que otros personajes a los que conocemos desde hace mucho, pero por lo menos ponen los cimientos para, si fuera necesario, convertirlos en unos que nos podrían llegar a interesar. Y ahí termina lo positivo para mí.

Ahora, vamos con lo que no me ha convencido.

Siempre escribo esto sin comentar nada que pueda estropear el episodio por si acaso. Hoy va a ser complicado, pero creo que si la semana pasada pude, hoy puedo conseguirlo: ¿Os gusta que sean así los comentarios o preferiríais que fuera más concreto y explicara con pelos y señales las cosas?

Lo peor de este episodio, que se une ya al final de hace dos semanas, deja claro que tanto éste como el anterior han sido bastante inútiles. Entiendo perfectamente la temática y la intención (hay cosas de las que no se puede escapar por más que queramos), pero para mí no funciona en absoluto. Lo que es peor aún, por lo que vemos en el adelanto del próximo episodio, vuelve a caminar por terreno ya transitado el año pasado. Pese a que la temporada anterior hizo mal casi todo en su final y aquí tienen una oportunidad de redimir el escenario, de hacerlo bien (y más cerca en algunos aspectos, aunque sea visuales, al cómic, por cierto), va a seguir siendo una segunda parte.

Es cierto que personajes y circunstancias han cambiado, que todos esperamos que el nivel de inteligencia que los guionistas han exhibido este año puede dejar algo interesante, pero al final sigue siendo una vuelta del cántaro a la fuente y, todos sabemos, al final se puede romper.

Si estos dos episodios, como podía sugerir más el anterior, se hubieran utilizado para coger ese regalo envenenado de Mazzara y hacer algo diferente, puede que hubieran conseguido redimir muchos aspectos del mismo, pero al final dejan la sensación de que estamos volviendo al pasado. Sí, incluso las motivaciones para las acciones son diferentes, el problema es que no vengan acompañadas de más novedades, sino del mismo espíritu de locura homicida (que en el cómic se usó de forma caricaturesca incluso y que en la serie, debido al diferente tono, no consiguió cuajar), situaciones parecidas y arquetipos similares, lo que deja una sensación realmente negativa en el fondo del estómago que, francamente, no sé si van a conseguir calmar.

P.D.: Una vez más, no hacen muy buen trabajo explicando algo, esta vez si es que la mezcla de barro y zombis es mágica y destruye cualquier alternativa o realmente sólo actúa como señal divina. Francamente extraño ese retorno del último tercio del capítulo, que no consiguen hacernos entender a qué viene.

En USA, The Walking Dead se emite en AMC. En España, la emiten FOX y La Sexta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *