The Walking Dead 4×08: Sin vuelta atrás

Tras los dos episodios de semanas anteriores, que no me gustaron demasiado, llegamos al parón de la mitad de temporada (hasta el 10 de Febrero, no podremos ver el próximo episodio en FOX) , un parón que marca también la división, no sólo en la emisión, de la temporada en dos partes muy diferenciadas (como decía en una entrevista que os enlazaba en el comentario del primer episodio, Andrew Lincoln). Vamos a hablar un poco de cómo fue todo.

A estas alturas parecía algo extraño que ocurriera, pero para solventar el lío con el que se habían quedado gracias a la temporada pasada, lo que han decidido los guionistas es acudir a la fuente más de lo que se ha acudido desde el piloto. Sí, las circunstancias, los actores y consecuencias no son las mismas, bajo ningún concepto, pero hacía mucho que no reconocía el cómic original en la serie, y aquí tenemos cosas que nos llevan directos al final del tomo 8 de la colección, sin comentar mucho más.

De hecho, el asunto es que el episodio no ha sido malo bajo ningún concepto (todo lo contrario, particularmente comparado con los anteriores, y teniendo en cuanta que mantiene personajes de aquellos, es un gran esfuerzo), pero eso es casi peor porque da más pena aún que este capítulo no hubiera sido el que cerrara la temporada pasada, porque era perfecto como tal. Ahora, enchufado en medio de una temporada a medias (y nunca mejor dicho), la sensación es de que los primeros cuatro episodios, que a mí me gustaron (aunque sé que  tienen muchos detractores) son algo casi intrascendente en muchas cosas, que los siguientes dos episodios servían para mover fichas y este último para dejar de atrás, por fin, personajes que debían hacer desaparecido de la serie el año pasado.

En ese aspecto, el episodio funciona muy bien cerrando una etapa y comenzando otra, dejando claro que a partir de ahora el ritmo, escenario y, básicamente todo, va a cambiar en la serie. La pena es que esto no haya ocurrido antes. Como digo, personalmente me gustó mucho el comienzo de la temporada pero, con perspectiva, bajo ningún concepto creo que esos episodios merezcan existir ahora, pese a todo el desarrollo de personajes, por a dónde nos ha llevado y por la relevancia argumental en muchos casos. Claro que pasaban cosas, pero si la idea era dirigirse a esto, quizá hubiera sido más inteligente reducir el arco argumental o plantear esta primera mitad de otro modo. Por suerte, no todo lo que vimos en los primeros cuatro episodios se echa a perder, porque muchos personajes, relaciones y detalles, siguen aquí presentes y seguirán. Lo que ya no me queda tan claro es lo que hemos visto en los dos anteriores, que realmente terminan siendo completamente inútiles en casi todo lo de verdad.

Al final, el retorno que hemos tenido en estos últimos episodios, ha servido, siendo pragmáticos, para dos cosas: cerrar una puerta con el pasado (algo necesario, aunque es una pena que haya sido necesario) y abrir una puerta al futuro y servir como gasolina para avivar la hoguera que estaba en la cárcel, forzando a la serie y sus personajes a avanzar hacia algo diferente. ¿Será ese algo también reminiscente de lo que pudimos ver en el cómic (por ejemplo en un caso muy sencillo, el de Rick) o se volverá a la tónica acostumbrada (que, como ya he dicho muchas veces, es lo mejor para que todos puedan disfrutar de la serie sin saber qué va a pasar)? Aunque sea la primera la opción elegida, creo que las cosas son lo suficientemente distintas en ambas historias como para que coincidan mucho pero, ya veremos. Mientras, nos quedamos con lo que, para mí, ha sido un buen final de temporada… digo de media temporada, con impacto emocional, consecuencias y ganas de seguir adelante con cosas nuevas.

En USA, The Walking Dead se emite en AMC. En España, la emiten FOX y La Sexta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *