The Walking Dead 4×12: Vacaciones en el campo

[Perdonen la tardanza, la enfermedad no perdona] Otro episodio con solo dos personajes, lo cual puede que llegue a no gustar o incluso a aburrir a bastantes. Personalmente, ya sabéis que me suelen gustar esta clase de episodios. Esta vez, por suerte, también.

Beth y Daryl son un pareja perfecta para este tipo de episodios: personajes muy diferentes que consiguen conectar de maneras curiosas, que quieren permanecer ajenos, de un modo u otro, a la realidad, ya sea no afrontándola o ignorándola, que vienen de mundos completamente diferentes y que terminan unidos en uno que exige mucho de los supervivientes.

El capítulo es sobre los personajes afrontando la realidad de su situación y uniéndose más como resultado, más conscientes de cómo es todo cuando empezaron. Por suerte, el diálogo es interesante, hay zombies y acción suficiente, situaciones y objetivos que no hemos visto antes y Emily Kinney y Norman Reedus interpretan estos personajes a la perfección, creyéndose sus papeles y manteniendo una extraña química de hermano mayor-hermana pequeña que funciona siempre. Eso es lo que vende, más que nada, el episodio, y lo que hace que dedicarles un episodio no sea tiempo perdido, aunque siga siendo un alto en el camino argumental.

Y esta clase de historias no suelen funcionar muy bien en el cómic o, de algún modo, porque controlamos el ritmo, terminan sabiendo a poco, pero en televisión es donde, si se hacen bien, dan buen resultado. Para mí, un buen episodio de dos personajes en modo supervivencia extrema que se toman unas “vacaciones” y descubren algo sobre su compañero y ellos mismos. Una pieza de personajes y sobre personajes que no siempre entusiasma pero que, creo, bajo el mando de Scott M. Gimple, están saliendo bien.

En USA, The Walking Dead se emite en AMC. En España, la emiten FOX y La Sexta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *