The Walking Dead 4×16: Trampas

Bueno, os he dado tiempo, ¿ya habéis visto la final de The Walking Dead? Yo sé que yo sí, así que voy a comentar qué me ha parecido, como siempre, tratando de no revelar nada de lo que ocurre (por si acaso) pero, al mismo tiempo, escribiendo para quienes lo hayáis visto ya. Ha pasado casi una semana, así que creo que ya estamos todos donde hace falta. ¿Os ha gustado el final de temporada?

A mí sí. Este episodio de la serie me ha gustado mucho (aunque no todo ha sido perfecto) y os voy a contar por qué, que para eso estamos aquí. Primero empecemos por lo “malo”: Este final de temporada casi parece un final de mitad de temporada y, al igual que el final de media temporada de este año parecía lo que tenía que haber sido el final de la pasada, este final parece lo que tenía que haber sido el punto intermedio de esta. Vaya trabalenguas. Parte de esta “queja” es debido a las virtudes del episodio: me apetece ver cómo continúa la historia (en realidad, esto no pasaba así hace tiempo) y me fastidia que eso no sea en un par de meses, si no en siete.

La otra cosa que en parte hace que sienta eso y también resulta extraña es la sensación de que no hemos pasado nada de tiempo en el lugar “meta” de al temporada cuando ya hemos tenido un giro. Eso sí, recordando lo hecho el año pasado en cierto lugar vallado de cuyo nombre no quiero acordarme, casi parece mejor, lo que pasa es que siempre viene bien establecer bases para las cosas antes de girar hacia nuevos caminos.

Especulaciones sobre el nuevo grupo a parte (todo parece bastante obvio, pero bien podría no ser todo lo que parece, a pesar de las pistas del episodio), lo mejor de este episodio ha sido para mí el hecho de que realmente ha sido imprevisible en muchos momentos, tenso en otros, impactante a veces y, siempre, manteniendo mi interés y mi sensación de incertidumbre. Eso hace que el episodio no sea aburrido en ningún momento. Además, continúan con buen trabajo con los personajes, esta vez en especial con Rick pero también con Carl y Michonne. Y estoy convencido de que todo el trabajo de personajes de este año, aunque no os haya gustado, va a ser algo que agradeceréis el año que viene.

Y es que, en ciertas cosas, la temporada ha sido de transición, ya lo hemos comentado varias veces: lidiar con la herencia del año pasado, le ha hecho daño y le ha impedido empezar con sus planes antes pero, estoy convencido, el año que viene veremos lo que la serie puede dar con el nuevo capitán que, a pesar de que pueda no haber terminado de convenceros a muchos, para mí ha dejado claras, siempre que ha podido, sus intenciones: personajes, personajes y personajes. La rehabilitación de Michonne, que ya empezó en el episodio que escribió el año pasado, ha sido fenomenal y, aunque creo que no ha tenido suficiente espacio para plantear sus arcos de personajes, en muchos casos hemos podido ver un gran trabajo.

Si lo que se sugiere (muy fuertemente) en el episodio sobre los nuevos personajes y Terminus es verdad, todo dependerá de cómo se use, pero también es cierto que es una nueva idea, una con la que no se ha jugado mucho en los cómics originales que digamos, pero que tiene potencial, tanto como historia como estudio de la humanidad y metáfora sobre la propia serie.

Yo estoy contento con el final. Triste por no saber qué va a pasar en mucho tiempo, pero contento porque creo que el año que viene todo lo plantado, va a dar su fruto. A los que no os ha gustado mucho el año, en parte os entiendo, porque ha sido complicada, pero confiad, por ahora, en que el año que viene todo puede ir mucho mejor, ahora que tendrán margen de maniobra y planificación.

¿Qué os ha parecido la temporada en sí? ¿Y el final?

En USA, The Walking Dead se emite en AMC. En España, la emiten FOX y La Sexta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *