Wonder Woman 1 y 2: El proyectil mitológico

No tenía mucha fe en la versión de Wonder Woman que Brian Azzarello iba presentarnos en el Nuevo Universo DC. Para empezar porque, pese a su talento como guionista, había demostrado no saber escribir superhéroes (y, si queréis una muestra, aunque no recomiendo que paséis por ello, me remito a su etapa en Superman, junto a Jim Lee, que Planeta publico en 2006 y reeditó en el tomo Por el Mañana). Pero todo lo que pierde el personaje de Wonder Woman con la llegada del americano a los guiones, es ganancia para el lector más interesado en aventuras fantásticas, espectaculares y preciosamente dibujadas.

Y, bueno, llega el momento de enfrentarse a la versión del guionista del personaje femenino por excelencia de DC y… no es lo que uno esperaba encontrar. Vayamos por partes. Primero, si queréis, a quién no le gusta, empecemos por lo malo: Azzarello sigue sin saber escribir superhéroes de este tipo y, aún menos, a Wonder Woman.

En estos tomos nos queda una cosa clara: la colección está completamente segregada del Universo DC, completamente ajena a lo que pueda ocurrir en otras colecciones; Wonder Woman, y básicamente casi todos los personajes, están caracterizados de forma pobre (en el artículo del primer tomo leemos a los autores pensando en cuál de las versiones del personaje representar, cuáles de sus atributos resaltar… y al final se quedaron con prácticamente nada); Wonder Woman es un personaje que, lejos de abrazar su femineidad, parece completamente asexuada; el funcionamiento de las amazonas tiene más de un sinsentido en esta versión del universo; los diálogos de Azzarello no son malos pero tienen un problema de inconsistencia de estilo algo extraño (que, por cierto, no se aprecia muy bien en la versión española donde, lo siento, pero la traducción es algo más floja de lo normal, supongo que en muchos casos, por más complicada)… Probablemente haya más cosas negativas que destacar, pero no se trata de eso, a lo que voy, es a que este cómic tiene bastantes defectos, muy concretos, graves y fácilmente señalables… Lo cual no quita que tenga menos sentido lo que voy a decir ahora: me gusta.

Sí, lo sé, puede parecer extraño, pero aún consciente de muchos de los defectos de esta serie, aún la disfruto. ¿Cómo? Bueno, del mismo modo que recomiendo que hagáis vosotros leyéndola: evitad pensar en que estáis leyendo un cómic de superhéroes enmarcado en un universo concreto y pensad que lo que tenéis en las manos es un cómic de aventuras con un fuerte componente mitológico (lo que implica dioses, monstruos, guerras, familia, personajes crípticos…). Y leyéndola así, lo cierto es que la colección gana mucho, hasta el punto de hacer que quiera seguir leyéndola pese a sus fallos de base. La trama, que rezuma componentes de mitología griega a cada paso que da (con la crueldad y extraña lógica que la acompaña), avanza a un ritmo muy estudiado: lento, pero siempre con acontecimientos y giros que aumentan la sensación de velocidad. Y, el resultado es que la colección siempre tiene algo entretenido (personaje, tarea, pelea, conflicto, etc.) que ofrecer y algo misterioso con lo que tentar al lector.

Por supuesto, como siempre, parte del éxito del cómic radica en el tema artístico, donde el fabuloso Cliff Chiang eleva la obra con su estilo a veces cercano al de Mike Allred (pero más “realista”), limpio, potente, expresivo, bonito, detallista y sin miedo a dibujar esas cosas tan raras que siempre van a terminar apareciendo en historias como éstas. Es cierto que en un par de viñetas se le va un poco la mano y queda demasiado suelto, pero es una cosa puntual. En los dos números que está ausente, Tony Akins es el encargado de suplirle y, si bien tiene un estilo similar en muchos puntos (lo cual se agradece para la que la colección tenga una coherencia artística), el cómic empeora bastante en el aspecto gráfico. Akins no es mal dibujante, pero es más suelto y menos preciosista que Chiang, y no aguanta la comparación. Lo que sí es cierto es que en el primer número (donde Akins, realiza también el entintado) está peor que en el segundo, y creo que es porque las ayudas en el entintado de Dan Green le dan a todo un acabado mucho mejor.

La edición de ECC, como la de todos los tomos de este tipo, es buena, con un papel que me gusta, un poco más caro que la suma del precio de su contenido y, como comentaba arriba, con una traducción decente pero que en este caso creo que deja más defectos a la vista.

Si sois de los que, como yo, llegáis a este cómic buscando a Wonder Woman, quitaros la idea de la mente, y seréis más felices (y os enfadará menos la portada del tomo en la que Wonder Woman sale con dos pistolas, que es casi tan ridículo, pero no tan ofensivo, como si fuera Batman), porque aquí lo que tenemos no es un cómic de superhéroes, sino uno de aventuras mitológicas que avanzan imparables apoyados en crítica y público. Ahora, ya sabéis a qué os enfrentáis: huid o quedad enganchados para siempre.

Wonder Woman Número 1 y 2. ECC Ediciones. Rústica, 96 págs. 8,95€.

6 thoughts on “Wonder Woman 1 y 2: El proyectil mitológico

  1. En primer lugar, quiero decir que llegue a esta pagina mientras buscaba algunas imagenes de wonder woman y sus disfraces. Cuando vi que era parte de un articulo dedicado a la serie, no pude evitar leerlo; personalmente yo no era fan de wonder woman, el personaje no me atraia para nada, con el tiempo lei algunas historias como Hiketeia la cual desperto mi interes, aunque realmente la lei por que sale batman. Posteriormente con la renumeración a 600 pense en por fin entrar de lleno, lamentablemente la etapa no fue la más brillante, un cambio de vestuario y una historia insufrible hicieron que perdiera la fe. Con la llegada de los Nuevos 52 quize darle otra oportinidad, hasta el momento no me ha desepcionado, confieso que no he leido mucho trabajo de brian azzarello, pero si recuerdo su superman: Por el mañana, el cual es malo por todos lados, excepto por el dibujo de Lee, sin embargo la forma que abordo a wonder woman me ha gustado, enfocado a la mitologia griega, no creo que las ideas se le hayan agotado en estos primeros 12 numeros, por el contrario la introducción de Nuevos Dioses puede darle más dimensión al personaje, al cual le sienta bien, dado que como heroe urbano no tiene mucho que ofrecer (diana deteniendo un robo bancario o investigando un asesinato no es lo suyo, como tambien lo seria pelear contra extraterrestres o robots) ella pertenece a lo sobrenatural. Pasando al arte me gusta que alabes el arte de Cliff Chiang, ya que a mi tambien me gusta, no puedo entender como en muchos foros, claman por un cambio de artista, le da un aspecto tan maduro (como de hermana mayor) sumamente alejado de la llamativa versión de jim lee, que parece modelo de trajes de baño. Por último el hecho que la serie se desligue casi intencionalmente de todo el universo dc, es un aspecto positivo (para mi) más que negativo, el actual romance con superman no deberia tener cabida en su serie, así como problemas arrastrados desde Justice League; en cambio si buscar que cohecione con otros personajes femeninos como Batwoman (por venir), Zattana, supergirl, entre otros.

    • Como tú, estoy disfrutando de la colección. Entiendo tu punto de vista y, desde luego comparto que Diana es un personaje que pega aquí, como héroe mitológico, no tanto como superhéroe, y no sé qué planes tiene el guionista para la serie, pero en los primeros números desde luego no parece que se le estén acabando las ideas.
      Lo que dices del dibujo me ha sorprendido. No soy muy de leer foros o reseñas en internet, pero que el dibujo de esta serie no guste me parece algo lamentable, sobre todo si lo que quieren es más como Jim Lee…
      Y lo de los personajes femeninos me ha parecido una idea interesante. Desde luego, sino eso, espero que tanto en DC como en Marvel los potencien algo más. Y, en DC concretamente, mantengan a Diana a su bola.
      Un saludo y gracias por un comentario tan extenso e interesante.

  2. Creo que a este personaje le viene mejor, al menos ahora que los nuevos lectores pueden empezar a conocerla, aventuras mitológicas donde meter todos los dioses e ir presentandolos poco a poco que aventuras superheróicas con supervillanos, con Superman por ahí y esas cosas.
    Para eso ya está la JLA… o no.

  3. Pingback: Leyendo en Pijama: Octubre 2012 » GenComics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *